mcv

 

Luz Elena Galeano, una de las voceras de Mujeres Caminando por la Verdad, viajó este domingo 14 de Febrero en representación del grupo a la ciudad de Washington, con el fin de visibilizar las violaciones  a los derechos humanos de las cuales han sido víctimas ellas y sus familiares, además del proceso que este grupo ha adelantado por más de 10 años, la búsqueda de sus desparecidos en el sector conocido como la Escombrera en la comuna 13 de Medellín y las demás acciones que adelantan como colectividad para buscar verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición en estos casos.

La invitación fue hecha por la organización sueca de cooperación internacional Diakonia, quien además el año anterior junto a otras organizaciones cooperantes,  reconocieron el trabajo realizado por ellas como defensoras de derechos humanos y les otorgaron el Premio Nacional a la Defensa de Derechos Humanos, en la categoría  proceso colectivo del año.

El grupo de Mujeres Caminando por la Verdad es una organización conformada por las madres, esposas, hijas y hermanas de personas asesinadas o desaparecidas en la Comuna 13 de  la ciudad de Medellín en Colombia, en el marco de operativos militares realizados en los años 2002 y 2003 por la Fuerza Pública en conjunto con integrantes del bloque paramilitar Cacique Nutibara. Muchas de ellas han sido también víctimas de tortura, violencia sexual, amenazas, despojo de viviendas y desplazamiento forzado, entre otras modalidades de agresión y, a pesar de las denuncias, sus casos continúan en la impunidad.

 

Comunicado a la Comunidad Internacional 

 

"Ellos son el silencio del tiempo porque nadie los ha visto.

Yo los sigo esperando aunque la incertidumbre me torture

y nadie me diga nada, en el silencio se esconde la impunidad,

ellos siempre estarán conmigo",

Amparo Cano – Mujeres Caminando por la Verdad.

 

"They are the silence of time because no one has seen them.

I will keep waiting while uncertainty torture me

and no one tells me anything, in silence hides impunity,

they will always be with me "

Amparo Cano – Women Walking for the Truth

 

The group of Women Walking for the Truth is an organization of mothers, wives, daughters and sisters of people killed or missing in Comuna 13 in Medellin, Colombia, in the context of military operations carried out in 2002 and 2003 by the security forces in conjunction with members of the paramilitary groups. Many of them have also been victims of torture, sexual violence, threats, and dispossession of housing and forced displacement, among other forms of aggression. All cases remain in impunity

Recently, the world recognized their struggle to make possible the process of tracing missing persons who are presumed secretly buried in the Arenera, the dump, a deposit of construction waste in the municipality.

They are 13 years of struggle and resistance of the organization for their dignity as victims and recognition of their rights to truth, justice, reparation and non-repetition.

In 2001 the group appears for the first time at an event attended by various embassies and the High Commissioner for Human Rights in Colombia of the United Nations, demanding the non-militarization of the territory. A year later, during of the military operation called Mariscal, the women promoter a march with white handkerchiefs to protest peacefully against the bullets fired against their houses. The response from the armed forces was to aggravate the repression against the people accusing them of collaborating with insurgent groups.

The answer of this group of women was to meet, to resist and tell the truth to the world. Accompanied by human rights organizations denouncing actions of multiple crimes committed against the population were performed.

In 2006 they convened the first mass mobilization in the dump to remember what the Comuna 13 suffered in Operation Orion and began to demand the closure of the area called the Salado. They asked a judge of the United States to recognize their rights and be judged the former commander of the paramilitary group Cacique Nutibara, Diego Fernando Murillo Bejarano, alias name Don Berna, for their crimes in the Commune 13, not just for drug trafficking. Although they did not get it, it was possible that he latter recognized the collusion between the security forces and paramilitaries operating in 2002 and 2003, pointing to the responsibility of the general (R) Mario Montoya Uribe.

In 2009, a demobilized from the Bloque Cacique Nutibara,  Juan Carlos Villada nickname “Movil 8” confirmed in its free version to the jurisdiction of alternative sentencing for Justice and Peace, the dump was a place of operations of the paramilitary groups, which murdered and buried persons who where disappeared.

In 2012, took place the International Commission on Clarification, with the presence of four international and two national commissioners, in order to make visible the crimes committed, the absence of justice, militarization and maintenance of paramilitary groups in the area. At this time, the Corporacion Juridica Libertad and the Grupo Interdisciplinario GIDH has documented 104 victims of enforced disappearance, of which 11 have been found dead.

In 2013, Women Walking for the Truth opened a Weaving Memory Hall, which is located at the Convent of Mother Laura in Comuna 13.

On August 5, 2015, excavations started in the Arena, Dump sector, and thus the process of finding the missing. One of the requirements was to install a permanent camp in the dump to oversight and monitor the process. Healing, self-care, recognition and control of emotions are some issues to be worked there, according to the Plan for Psychosocial Accompaniment who built an independent team of psychologists with Women Walking for the Truth. The plan is based on the Global Consensus Principles and Minimum Standards on Psychosocial Work in Process and Forensics search for cases of enforced disappearances, arbitrary or extrajudicial executions.

The activity favored the participation of relatives of missing persons and headed by performing an action without damage, avoiding new forms of victimization, also contributing to the process of reparation and dignifying the role of victims.

Also, in joint efforts with social organizations they will promote the construction of a story to reinvestment the historical memory against impunity in the Comuna 13.

Women Walking for the Truth, and the organizations that accompany them, have insisted that the process should be constructed from the implementation of a comprehensive plan for search, as required by international standards. A priority Search Plan must be that the prosecution breakthrough in investigative work to establish alternative sites for burial of victims since to date only has the information provided by Juan Carlos Villada, alias name Movil 8. The group of women and the human rights organizations, continue demanding that the other remaining active waste dumps close completely.

Moreover, they propose that the process of searching, excavation, exhumation, identification and return of victims has the support of international agencies present in Colombia, which, given its experience in the field, could make recommendations on the procedures overtake, and international forensic teams who conducted the study on the case of the dump in 2010.

This proposal was made to ensure the protection of victims and the community in general, considering that "the majority of women live in the Commune 13, many of the perpetrators have not been demobilized and are still paramilitary groups in the zone ", as expressed by Alejandra Balvin relative of one of the disappeared.

Although in 2015 there were no findings of human remains, it was shown that the Comprehensive Plan developed in conjunction with search victims guarantee the sustainability of the process to look into other areas identified as potential mass graves.

It is necessary depth research that allows to know an approximate number of buried victims (as assessed with the community) and its location in the field, because the truth of the dump, even 13 years later, still buried on tons of debris remains to be removed.

Finally, on January 29 this year, Women Walking for the Truth told the Ombudsman of Medellin to apply for registration and inclusion in the National Register of victims as subjects of collective repair, which aims to recognize the serious violations of human rights in the Comuna 13 and implement a comprehensive plan for collective repair.

 

Versión en Español: 

 

"Ellos son el silencio del tiempo porque nadie los ha visto.

Yo los sigo esperando aunque la incertidumbre me torture

 y nadie me diga nada, en el silencio se esconde la impunidad,

 ellos siempre estarán conmigo",

 Amparo Cano – Mujeres Caminando por la Verdad.

 

El grupo de Mujeres Caminando por la Verdad es una organización conformada por las madres, esposas, hijas y hermanas de personas asesinadas o desaparecidas en la Comuna 13 de  la ciudad de Medellín, Colombia, en el marco de operativos militares realizados en los años 2002 y 2003 por la Fuerza Pública en conjunto con integrantes del bloque paramilitar Cacique Nutibara. Muchas de ellas han sido también víctimas de tortura, violencia sexual, amenazas, despojo de viviendas y desplazamiento forzado, entre otras modalidades de agresión. Todos los casos continúan en la impunidad.

Recientemente, el mundo reconoció su lucha por hacer posible el proceso de búsqueda de personas desaparecidas, quienes se presume se encuentran inhumadas clandestinamente en La Arenera, sector de La Escombrera, un depósito de desechos de construcción en la comuna.

Son 13 años de lucha y resistencia de la organización en busca de su dignificación como víctimas y del reconocimiento de sus derechos a la verdad, a la justicia, a la reparación integral y a la no repetición.

En el año 2001 el grupo se manifestó por primera vez en un evento al que asistieron diversas embajadas y la Oficina del Alto Comisionado para los derechos humanos en Colombia de las Naciones Unidas, exigiendo la no militarización del territorio. Un año después, en el marco de la operación militar denominada Mariscal salieron con pañuelos blancos para protestar de manera pacífica frente a las balas que la Fuerza Pública disparaba hacia sus casas. La respuesta de los agentes estatales fue agudizar la represión contra la población acusándola de colaborar con grupos insurgentes.

La respuesta de las mujeres fue reunirse, para resistir y contar la verdad al mundo. Con el acompañamiento de organizaciones de derechos humanos se realizaron acciones de denuncia sobre  los múltiples crímenes cometidos contra la población, además se dirigieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para ser escuchadas.

En el año 2006 convocaron a la primera movilización masiva en la Escombrera para recordar lo sufrido en la Operación Orión y empezaron a exigir el cierre del sector llamado el Salado. Asimismo, solicitaron a un juez de los Estados Unidos que reconociera sus derechos y que se juzgara al ex comandante del Bloque Cacique Nutibara de las AUC, Diego Fernando Murillo Bejarano, alias Don Berna, por sus crímenes en la Comuna y no solo por narcotráfico. Aunque no lo obtuvieron, se logró que éste último reconociera la connivencia entre la Fuerza Pública y los paramilitares en los operativos de 2002 y 2003, señalando la responsabilidad del general ® Mario Montoya Uribe.

En 2009, un desmovilizado del Bloque Cacique Nutibara, Juan Carlos Villada alias 'Móvil 8’ confirmó en su versión libre ante la jurisdicción de alternatividad penal Justicia y Paz, que la Escombrera era un lugar de operaciones de los grupos paramilitares, donde asesinaban y enterraban a las personas retenidas.

En 2012, se llevó a cabo la Comisión Internacional de Esclarecimiento, con la presencia de cuatro comisionados internacionales y dos nacionales, con el fin de hacer visibles los crímenes ocurridos, la ausencia de justicia, la militarización y la permanencia de grupos paramilitares en la zona. En este tiempo, la Corporación Jurídica Libertad ha logrado documentar 104 víctimas de desaparición forzada, de las cuales 11 han sido halladas muertas.

En 2013, las Mujeres Caminando por la Verdad inauguraron el Salón Tejiendo Memoria, el cual se encuentra ubicado en el Convento de la Madre Laura en la Comuna 13

El pasado 5 de agosto del 2015, se iniciaron las excavaciones en la Arenera, sector la Escombrera, y con ello el proceso de búsqueda de los desaparecidos. Una de las exigencias fue instalar un campamento permanente en La Escombrera para hacer veeduría y seguimiento al proceso. Sanación, autocuidado, reconocimiento y control de emociones son algunos temas que se  trabajaron allí, de acuerdo al Plan de Acompañamiento Psicosocial que construyó un equipo independiente de sicólogos junto a Mujeres Caminando por la Verdad. El plan está basado en el Consenso Mundial de Principios y Normas Mínimas de Trabajo Psicosocial en Procesos de Búsqueda e Investigaciones Forenses para casos de desapariciones forzadas, ejecuciones arbitrarias o extrajudiciales.

La actividad privilegió la participación de los familiares de las personas desaparecidas y se encaminó por la realización de una acción sin daño, evitando nuevas formas de victimización, además, contribuyendo al proceso de reparación integral y dignificación del papel de las víctimas. 

También, en esfuerzo conjunto con organizaciones sociales le apostaron a la construcción de un relato para resignificar la memoria histórica contra la impunidad en la Comuna 13. 

Mujeres Caminando por la Verdad, y las organizaciones que acompañan, han insistido en que el proceso debe realizarse a partir de la implementación de un Plan Integral de Búsqueda, como lo establecen las normas internacionales. Una prioridad del Plan de Búsqueda debe ser que la Fiscalía avance en las labores investigativas para establecer otros posibles lugares de inhumación de las víctimas puesto que a la fecha solo se cuenta con la información suministrada por Juan Carlos Villada, alias móvil 8. Igualmente, continúan exigiendo que se cierren totalmente las otras Escombreras que permanecen activas.

Por otra parte, proponen que el proceso de búsqueda, excavación, exhumación, identificación y entrega de las víctimas cuente con el acompañamiento de organismos internacionales presentes en Colombia, los cuales, dada su experiencia en el tema, podrían hacer recomendaciones sobre los procedimientos que se adelanten, y de los equipos forenses internacionales que realizaron el estudio sobre el caso de la Escombrera en el 2010.

Esta propuesta se hizo para asegurar la protección de las víctimas y de la comunidad en general, teniendo en cuenta que ´la mayoría de las mujeres viven en la Comuna, muchos de los victimarios no se han desmovilizado y aún siguen vigentes los grupos paramilitares en la zona´, tal como lo expresa Alejandra Balvin, familiar de uno de los desaparecidos.

A pesar de que en el 2015 no hubo hallazgos de restos humanos, se demostró que el Plan Integral de Búsqueda desarrollado en conjunto con las víctimas garantiza la sostenibilidad del proceso para buscar en las demás zonas señaladas como posibles fosas comunes.

Es necesaria una investigación a profundidad que permita conocer una cifra aproximada de víctimas enterradas (constatada con la comunidad) y su ubicación en terreno, pues la verdad de La Escombrera, aún 13 años después, continúa enterrada sobre toneladas de escombros que falta por remover.

Por último, el 29 de enero del presente año, Mujeres Caminando por la Verdad declaró ante  la Defensoría del Pueblo de Medellín para solicitar la inscripción e inclusión en el registro único de víctimas como sujetos de reparación colectiva, que tiene como fin el reconocimiento de las graves violaciones a los derechos humanos en la Comuna 13 e implementar un plan integral de reparación colectiva. 

 

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s