Armenia-Quindio-CombiaInspiracion-Cafetal

Son las dos de la tarde, puntuales a la cita llegan Leonor y Lucia, madre y hermana de Luz Esteli Morales, una joven del municipio de Granada, de apenas dieciséis años y sueños por cumplir; a quien un día las balas del Ejército Nacional atravesaron su cuerpo y acabaron con su vida. Con Leonor y Lucia conversamos para conocer su historia.

¿Quién era Luz Esteli?

Mi hermana se llamaba Luz Esteli Morales, era una niña muy juiciosa, trabajadora, tenía 16 años, vivía con mi mamá en la vereda el Morro del municipio de Granada. Era alta, trozita y de cabello muy largo, le gustaba mucho estudiar, ese era uno de sus sueños, pero como vivían tan lejos de las escuelas solo pudo hacer hasta quinto de primaria, ella vivía con mi mamá y mi hermano menor, entonces si quería hacer el bachillerato le tocaba salir de allá de donde vivía, y nosotros éramos muy pobres, entonces ella no pudo.

¿Dónde vivían?

Ellas vivían en la vereda el Morro del municipio de Granada Antioquia

¿Qué le pasó a Luz Esteli?

Eso fue el 17 de septiembre del 2003, mi hermana Luz Esteli salió a recoger café, porque ella era muy colaboradora, le gustaba ayudarle a mi mamá con los gastos de la casa y como no podía estudiar pues entonces se dedicaba a trabajar. Ese día salió a recoger café cerca de donde Rosa la casa de otra de mis hermanas, Rosa la llamo a desayunar, cuando fue que  de pronto llegó el Ejército y le dijeron a Luz Esteli que se tenía que ir con ellos, Rosa les dijo que por qué, que ella no podía dejarla sola, entonces se las llevaron a las dos.

¿Y qué pasó luego?

Se las llevaron a los dos, pero cuando llegaron a la vereda La Linda le dijeron a Rosa que no podía ir con ellos y que se llevaban a Luz porque ella era una guerrillera, entonces Rosa les dijo no como así que guerrillera si ella lo que estaba haciendo era coger café, entonces le dijeron que ellos se la iban a llevar a Bogotá a ponerla a estudiar, pero eso fue un engaño.

 Ese día como a las nueve de la noche se escucharon disparos durante un rato, como si fuera un combate; no duró mucho tiempo pero si  se escucharon las balas, mi mamá nos dijo que en ese momento ella supo que a la niña la habían matado. Al otro día como a las diez de la mañana, algunos vecinos de otras veredas cercanas como la Gaviota, la vieron pasar montada en un caballo, pero ya iba muerta, la reconocieron porque Luz Esteli tenía el cabello muy largo y eso la hacía diferente, o que la gente la reconociera. Luego la bajaron hasta la vereda Buenos Aires y ahí el Ejército que había traído una volqueta, se la llevo para San Carlos.

¿Y dónde apareció el cuerpo?

El cuerpo de ella apareció en San Carlos, apareció como NN, nosotros reconocimos el cuerpo cuatro años después de que la mataran.

¿Cuatro años es mucho tiempo, cómo hicieron para encontrar el cuerpo?

Fue gracias a la Corporación Jurídica y los abogados de aquí que pudimos hacer ese reconocimiento, la Corporación llevo a mi mamá a San Carlos, allá le mostraron unos videos, fotos de unos cuerpos NN que estaban ahí, le hicieron pruebas de ADN  y resultó que si era mi hermana. Sin embargo a nosotros no nos entregaron los restos de la niña, hasta el momento no hemos podido enterrarla.

¿Por qué no le han entregado el cuerpo si ya hubo un reconocimiento?

No lo sabemos, estamos todavía en ese proceso hace 12 años que mataron a Luz Esteli y hace 8 que encontramos los restos, pero la Fiscalía aún no nos deja darle sepultura, aún no la entrega.

¿Dices que la acusaron de guerrillera, entonces presentaron el cuerpo con uniforme de ese grupo?

Sí, y eso es lo que nos da mucha rabia y dolor, mi hermana Luz no era ninguna guerrillera, mi hermanita el día que la sacaron de la casa de Rosa estaba cogiendo café, porque era una niña muy juiciosa y trabajadora, ella ese día y como casi todos los días andaba de ropa de trabajo, tenía botas puestas sí, pero porque nuestro trabajo es en el campo y así nos vestimos para poder entrar a los pastizales, no porque seamos guerrilleros. La vistieron con uniforme de la guerrilla y le pusieron un arma pequeña.

Como a los dos días fueron a reclamarle al Comandante de la zona, y sabe que les dijeron: - “No esa hijuetantas se puso a dispararnos y nosotros la tuvimos que matar”, pero esas son mentiras, mi hermana de donde iba a saber manejar un arma si ella ese día estaba era cogiendo café, además era una niña, ella estaba limpia. Ese día fue un cuñado mío, mi mamá, un tío y mi hermana y lo que hicieron fue insultarlos, les decían “Ábranse de aquí par de hijueputas”. Como le digo ellos hacían eso para ganarse un permiso y los premios, porque hasta el alcalde los premiaba, siempre que mataban a un guerrillero el alcalde les hacía fiesta, les daba marrano, les daba plata y les decía que se tomaran lo que fuera.

¿En algún momento les llegaron a hacer alguna amenaza, los acusaron de guerrilleros, o solo fue el caso de Luz Esteli?

Solo fue el caso de ella.  A nosotros eso nos parece muy raro, porque la niña estaba era trabajando, porque se la llevaron, ella siempre era para ayudar en la casa no para nada más, trabajaba era para ganarse un jornal para ayudar en la casita no más, era muy juiciosa, muy trabajadora.

¿Qué es lo que más extrañan de ella?

Todo, su modo de ser, lo colaboradora que era, que ella no le hacía dar rabia a nadie.

¿Qué es lo que ustedes piden con víctimas?

Que haya verdad, justicia, qué sepamos por qué hicieron eso, pero sobre todo que estas cosas no vuelvan a pasar. Que reparen a las víctimas y que entiendan que los menores de edad no tienen nada que ver en esto, que los respeten y no los maten.

¿Qué piensa de estos hechos cometidos por el Ejército?

Yo no puedo entender como los que nos tienen que cuidar, son los que hacen eso, yo  no estoy de acuerdo con que les den premios y permisos por matar a los campesinos. Ellos hacían eso por ganarse un permiso y plata para venir a “farrear” en Medellín o ahí mismo en el pueblo. Nosotros incluso conocemos a alguien dentro del Ejército, que nos cuenta que los Comandantes los mandaban a matar gente, a legalizarla y ellos le colgaban algún revolver o algún fusil y ahí mismo decía “Es que ese es un guerrillero” y ya el gobierno les pagaba por eso, o el Alcalde del pueblo también les pagaba por matar a la gente. Él nos cuenta como el Comandante los obligaba a matar a la gente “Vaya y maten a cualquier persona y verán que nos dan permiso para ir a nuestras casa a pasar bueno con nuestras familias” y eso no es justo. Eso no es algo que haya pasado solo en las épocas de violencia, todavía se siguen viendo esas cosas.

¿En algún momento se han encontrado con esos Soldados?

Yo no, pero mi mamá si se los encontró en una audiencia, ella fue con otra hermana y se tuvo que dar cuenta como negaban todo, como decían mentiras. Yo sí que nunca me los vaya a encontrar

¿Ha traído alguna consecuencia llevar el caso o buscar toda la verdad? ¿Alguna enfermedad?

No ninguna consecuencia.

En este momento la madre de la víctima quien ha estado callada durante toda la entrevista responde lo siguiente:

A uno no se le borran esas cosas de la mente, ella siempre está presente, pero mi Dios me ha dado mucho valor para seguir, yo ya no la lloro, porque entendí que las lágrimas no me la van a devolver, pero si me pueden hacer mucho mal, lo único que saca uno es enfermedades. Yo le he pedido mucho a Dios que me dé resistencia y valor.

  • Los nombres de las víctimas fueron cambiados para proteger su integridad.

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s