La placa conmemorativa instalada en La Escombrera por el Tribunal Superior de Medellín, el pasado 9 de abril, Día de la Solidaridad con las Víctimas, fue retirada de su sitio por orden del administrador de Bioparques S.A.S, Carlos Yepes, con la justificación de que impedía que se llevaran a cabo los procesos de vertimiento.

Creaciones LibertariasEl pasado 9 de abril, reunidos en torno a los cientos de desaparecidos en la Comuna 13 durante los operativos militares y paramilitares desarrollados en el año 2002, y cuyos cuerpos fueron enterrados clandestinamente en La Escombrera; los magistrados de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín, miembros de organizaciones sociales, de Derechos Humanos de la ciudad y de la Comuna, y familiares de las víctimas conmemoraron el Día de la Solidaridad con las Víctimas con el acto de memoria y reconocimiento, Escarbando la verdad.Desenterrando la justicia.

“Yo creo que la justicia ha mostrado una gran impunidad frente a estos hechos y es necesario reconocerlo. Deberíamos pedir perdón por ser una justicia cómoda para el poder”, manifestaba durante el acto de instalación de la placa conmemorativa el magistrado Rubén Darío Pinilla, presidente de la Sala, conmovido por la inercia y la impunidad que reina en los casos de desaparición forzada, por la falta de sanciones tanto para quienes han autores directos de los crímenes como para quienes los financiaron, dieron la orden de asesinato o desaparición, e idearon los crímenes.

Y exigía, al igual que lo han venido haciendo las víctimas y las organizaciones, el cierre inmediato y definitivo de La Escombrera para comenzar la búsqueda e identificación de los cuerpos que allí han sido enterrados.

No obstante, más y más toneladas de escombros caen cada día sobre los cuerpos de los desaparecidos y entierran la posibilidad de sus familiares de encontrarlos y realizar, por fin, el indispensable proceso de duelo para continuar con sus proyectos de vida individuales y colectivos.

En medio del desconcierto, el pasado 10 de octubre durante el acto de instalación de la Comisión Internacional de Esclarecimiento Sobre Graves Violaciones a los DH en la Comuna Trece, durante los años 2002-2003, realizado en La Escombrera, las víctimas y las organizaciones sociales y de Derechos Humanos confirmaron el cambio de lugar de la placa antes instalada.

Ya en dos oportunidades fue traslada de un sitio a otro de La Escombrera y hace unos veinte días el administrador de Bioparques S.A.S, Carlos Yepes, mejor conocido como “el dueño de La Escombrera”, le pagó cinco mil pesos a dos hombres para que la retiraran definitivamente, bajo el argumento de que era un obstáculo en el proceso de vertimiento de escombros, estaba ubicada en propiedad privada sin la autorización de la empresa y que desde el momento de su instalación había advertido que la quitarían.

Hasta el momento la administración de Bioparques ha dicho que la placa sufrió daños al retirarla y que sólo le será devuelta a la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín en un acto judicial.

Las víctimas, entre tanto, no claudicamos en nuestra exigencia de memoria, verdad, justicia, reparación integral y garantías de no repetición. No desistimos en la lucha porque los responsables de los crímenes sean investigados, juzgados y sancionados, no sólo los paramilitares que participaron en los crímenes, sino también los ex generales Mario Montoya Uribe y Leonardo Gallego Castrillón, señalados por los comandantes paramilitares de haber diseñado y ejecutado conjuntamente con ellos la operación Orión; así como a las autoridades administrativas que por años han permitido graves violaciones a los Derechos Humanos y los centenares de crímenes que han revictimizado a las víctimas.

Reclamamos, además, que el Tribunal Superior de Medellín se pronuncie frente a los hechos ocurridos en La Escombrera con relación a la placa conmemorativa y que la Administración Municipal tome medidas que garanticen la eficacia de mecanismos judiciales, forenses y psicosociales para avanzar en la búsqueda, hallazgo, entrega y esclarecimiento de los casos de desaparición forzada en la Comuna 13 de Medellín, empezando por el cierre inmediato de La Escombrera y la conformación de una comisión interdisciplinaria e interinstitucional liderada por la Fiscalía General de la Nación y con la participación activa de las víctimas y las organizaciones, que defina el método más oportuno para buscar y encontrar a los desaparecidos.

Afirman en un informe preliminar los seis comisionados que participaron, entre el 16 y el 18 de octubre pasados, en la Comisión Internacional de Esclarecimiento, que “aunque existe información disponible en manos de las autoridades y es de conocimiento público que pueden existir fosas comunes con personas desaparecidas en La Escombrera y La Arenera, no sólo no han sido objeto de medidas de protección o preservación para la búsqueda y recuperación de los restos, sino que tampoco se han tomado medidas para suspender el depósito sistemático y creciente de desechos y construcción de viviendas”.

Pese al vacío y al dolor propinados por la ausencia de nuestros seres amados y por el olvido al que los quieren someter, jugada propia de la impunidad, manifestamos nuestra fortaleza para continuar resistiendo y luchando colectivamente para que la justicia, el bienestar social y la paz sean una realidad en la Comuna 13, en sus barrios y sus calles.

 

Firman
Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, Capítulo Antioquia
Mujeres Caminando por la Verdad
Fundación Obra Social Beata Laura Montoya
Corporación Jurídica LIbertad

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s