Boletín Semillas de Libertad Marzo 2010
 
Lea en este número:
Contexto: Vuelve y juega la Ley de Víctimas
Libertad para Carmelo Agámez Berrío
Galería de la Memoria
La Mesa de Garantías para Defensores de Derechos Humanos: ¿Un nuevo escenario para el ejercicio de una retórica estéril?
Las Naciones Unidas y su preocupación por la situación de vulnerabilidad de defensores y defensoras de los Derechos Humanos
Nueva Gente por la convivencia de Itagüí
Cierre de la Universidad de Antioquia: ¿Responsabilidad de quién?
Jóvenes, arte y cultura
De la legalidad a la ilegitimidad en la persecución de los defensores y defensoras de los Derechos Humanos
Campañas: Seguimos en la defensa de los Derechos Humanos
Agenda de Derechos Humanos
 
“Un motivo fundamental de la inseguridad de los defensores de Derechos Humanos radica en la estigmatización y el señalamiento sistemático de que son objeto por parte de funcionarios del gobierno” [1]

Apátridas, izquierdosos, chavistas, facinerosos, auspiciadores del terrorismo, de terroristas que patrocinan la combinación de las formas de lucha; estos son varios de los calificativos con los que algunos funcionarios públicos y el ex mandatario Álvaro Uribe se han expresado frente a la labor de promoción y defensa de los Derechos Humanos. Señalamientos que poco a poco se convierten en un discurso generalizado y se corre el riesgo de que terminen por arraigarse en la sociedad, generando así una serie de estigmatizaciones, rechazos y animadversiones, dificultando más el poder realizar una labor que por sí misma es bastante complicada en un país como Colombia.

Los últimos ocho años significaron una ardua labor para la defensa de los Derechos Humanos, porque además de la continuidad de un conflicto que se prolonga en el país por casi medio siglo, en el que se ha afectado principalmente a la población civil y que deja al país con altos índices de violaciones a los Derechos Humanos, ahora son los líderes sociales y populares, las organizaciones de víctimas y las organizaciones no gubernamentales (ONG's) de Derechos Humanos, las que han tenido que soportar una persecución sistemática por parte del gobierno que acaba de terminar, el cual a través de su política de seguridad democrática emprendió una persecución en contra de dichas organizaciones con el pretexto de perseguir a los grupos insurgentes.

Según la Campaña por el Derecho a Defender los Derechos Humanos en Colombia, en “el primer semestre del año 2010, 64 defensores y defensoras sufrieron agresiones así como 111 organizaciones sociales y de Derechos Humanos, fueron víctimas de algún tipo de agresión que pone en riesgo su vida e integridad y obstaculiza la labor legítima y legal de defensa de los Derechos Humanos”. Hechos que demuestran lo complicado de emprender dicha labor en nuestro país.

Antioquia no es ajena a esta situación. Al igual que en otros departamentos, las organizaciones campesinas, de desplazados y de víctimas en general, así como los sindicalistas y los líderes sociales y las ONG's también han sido objeto de diferentes tipos de ataques; amenazas, señalamientos y hasta asesinatos se ha denunciado que se han cometido en contra de líderes en las diferentes subregiones del departamento, hecho que ha impedido entre otros, los procesos de retorno y restitución de tierras como en Urabá. En Medellín desde hace más de dos años se está adelantando una investigación judicial en contra de múltiples sectores, la cual ha sido denunciada por ser arbitraria y que se realiza sin fundamentos sólidos, y pese a eso varios líderes vinculados a este proceso han sido detenidos preventivamente, teniendo que pasar varios meses en prisión de manera arbitraria.

Se reitera que esta persecución en contra de los sectores sociales y populares no es nueva, que desde tiempo atrás se presentan discursos y políticas que atentan contra la labor de promoción de la defensa de los Derechos Humanos, sin embargo hay un hecho que preocupa, y es que existan organizaciones sociales que consideren que bajo el actual gobierno el panorama parece cambiar, tal parece que ignoran cómo a pesar del discurso moderado de Santos, éste continúa desarrollando la misma política que ha ocasionado las interceptaciones ilegales, las ejecuciones extrajudiciales, los seguimientos ilegales, y que ha emprendido esa labor de estigmatización y persecución en contra de los defensores de Derechos Humanos, como lo demuestra la pasada detención del defensor y miembro del MOVICE en Santander David Ravelo Crespo, acción que se suma a la detención arbitraria del Carmelo Agámez, secretario técnico del Movice en Sucre, que lleva 22 meses detenido sin que se le resuelva su situación jurídica.

Es por esa situación que desde el Colectivo de Derechos Humanos Semillas de Libertad -CODEHSEL- hemos dedicado este tercer boletín Semillas de Libertad a la reflexión de lo que implica la labor de defensa de los Derechos Humanos y así demostrar la persecución que se emprende contra la misma, esperamos que este boletín contribuya para resaltar dicha labor y permita unir nuevas voces de solidaridad hacia los que de una u otra manera se han visto afectados por dicha persecución.

[1] “En Colombia siguen atacando a los defensores de Derechos Humanos”, Somos Defensores 18/09/2009 citado en la cartilla La revictimización del Movice julio-2010.

BOLETÍN No. 3 COMPLETO

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s