pacto de fusil

• Reconocemos el aumento en el pie de fuerza para mejorar la seguridad pero consideramos que la reducción de las cifras no solo se debe a eso.
• Voceros de diferentes organizaciones sociales y defensoras de Derechos Humanos, están de acuerdo en que el “Pacto del fusil” sí existe. 

Desde el 2013 diferentes voceros de organizaciones sociales, defensoras de Derechos Humanos y medios de comunicación, han denunciado que en Medellín y diferentes municipios del Valle de Aburrá, como el municipio de Itagüí, donde llegan las estructuras armadas ilegales como “La Oficina” y “Los Urabeños”, se había realizado el “Pacto del fusil”, acuerdo donde estas estructuras regulaban el crimen y la violencia en el Área Metropolitana.

A los primeros 4 meses de 2014, las cifras demuestran que el “Pacto del fusil” sí existe y aunque los Gobiernos han invertido miles de millones de pesos en seguridad, la reducción de los homicidios y la delincuencia no solo se debe a esta estrategia de seguridad, sino al acuerdo realizado entre las principales estructuras armadas ilegales de la Ciudad.

Es vital que el Gobierno reconozca la presencia de estos acuerdos entre bandas, situación que en muchos casos es conocida por la misma comunidad quien legitima su accionar. Según el Comandante de la Policía Metropolitana, José Ángel Mendoza “Aquí no hay ningún pacto de bandidos para favorecer a los ciudadanos, hay una muy buena acción de todas las instancias de seguridad, de los organismos que tenemos que ver con el tema, que es la que hace que hoy tengamos una condición favorable de seguridad frente a lo que sucedía en el año anterior”.

De ahí la importancia de que la institucionalidad acepte que existe un acuerdo y que hable de negociaciones al conflicto de cara a la ciudadanía. “Reconocemos una importante lucha a través del aumento del pie de fuerza, pero no desconocemos que las cifras y los resultados en seguridad se deben no solo a esto, sino al pacto de estructuras armadas ilegales que dominan el Valle de Aburrá. Como vocero de la Mesa Metropolitana de DDHH, apoyo la visión de los otros dos compañeros de la comunidad, Fernando Quijano y Carlos Arcila y exigimos se respeten los Derechos Humanos, se excluyan los civiles de las confrontaciones y que el Gobierno acepte que existe este pacto”, expresa el defensor de Derechos Humanos y Concejal de Itagüí, Carlos Andrés Cardona.

En el municipio de Itagüí, donde se reconoce la presencia de estas estructuras armadas ilegales, se supo que en el marco del “Pacto del fusil”, se jugaron partidos de fútbol entre bandas, se hicieron sancochos, rumbas y explosión de pólvora, todo esto con el entero conocimiento de la comunidad. No es desconocido que en Itagüí sigue existiendo la extorsión, el microtráfico, plazas de vicio y otras formas de delincuencia.

Invitamos a que el Gobierno, la sociedad civil y comunidad internacional reconozcan la existencia de esta problemática y que exijan medidas legítimas como la detención del desplazamiento forzado, el cobro de vacunas, las extorsiones, el reclutamiento forzado de menores y se trabaje con celeridad la reparación a las víctimas.

Dejamos algunas inquietudes como reflexión. ¿Por qué la institucionalidad niega la existencia de un “Pacto del fusil”?, ¿Está comprometida la institucionalidad en su integralidad o algunos de sus agentes?, ¿Quiénes son los directamente beneficiados con este acuerdo?, ¿Por qué estos pactos han sido realizados, coincidencialmente, en el marco de grandes eventos de ciudad.

Suscribe,
EQUIPO DE COMUNICACIONES
Carlos Andrés Cardona Ramírez
Concejal de Itagüí
Cel: 3002168417
@CardonaRamirez

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s