El contexto de agresión a las comunidades:

El desconocimiento y la vulneración de los derechos humanos y de los pueblos en el departamento de Chocó ha sido una constante a lo largo de la historia. En particular, las dos últimas décadas han puesto en evidencia el riesgo permanente de las comunidades y sus habitantes que habitan territorios de grandes riquezas naturales apetecidas por capitales nacionales y transnacionales que están dispuestos a utilizar los métodos que sean necesarios para acceder a ellos. De allí la relación directa entre la crisis humanitaria en la región y el saqueo irracional de dichos recursos, que ha dejado miles de víctimas de crímenes atroces y comunidades afectadas por daños de toda índole, pero también una fuerte resistencia de los pueblos indígenas, afrodescendientes y campesinos que siguen reivindicando sus derechos individuales y colectivos y exigen el reconocimiento pleno de sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación como lo establecen las normas internacionales.  

El municipio de Carmen de Atrato no escapa a esta realidad. Desde 1990 se tienen registros de asesinatos contra pobladores, hechos que coinciden con la expansión del conflicto armado interno en la zona por la confrontación entre los grupos insurgentes que hicieron presencia y la fuerza pública apoyada por la estrategia paramilitar. La expansión paramilitar tubo como uno de sus corredores estratégicos el municipio de Carmen de Atrato puesto que era uno de los puntos que les permitía conectar los departamentos de Antioquia y Chocó a través de un grupo que subía por todo el río Atrato hasta Quibdó, otro grupo que controlaba la zona del San Juan desde Quibdó hasta Pereira y un tercer grupo que controlaba la carretera Quibdó Medellín, uniéndose en el suroeste desde Carmen de Atrato con Ciudad Bolívar hasta Medellín.

Pero también el municipio cobró importancia por la explotación de cobre, oro y platino en la mina El Roble, ubicada hacia una de las márgenes de la carretera que une al Municipio con Urrao. La mina, propiedad de la empresa Minera El Roble S. A., agrupa capitales de empresarios nacionales y japoneses y es la única que produce volúmenes representativos de cobre en Colombia. En la década de los noventa los mineros conformaron un sindicato que exigía el reconocimiento y respeto de sus derechos labores, además denunciaron el accionar paramilitar en el municipio y contra los miembros del sindicato, lo que les ocasionó una fuerte represión en su contra. 

Completo: DAÑOS COLECTIVOS A LAS COMUNIDADES CAMPESINAS E INDÍGENAS EN EL CARMEN DE ATRATO - CHOCÓ
Galería de imágenes de Guaduas y Sabaleta

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s