Hechos Aclaratorios Frente al Bombardeo de la Fuerza Pública en Río Sucio Chocó donde tres civiles murieron y dos niños Indígenas Embera quedaron gravemente heridos

 

Disparos_del_aireLa Asociación de Cabildos Indígenas del Chocó OREWA, rechaza y condena categóricamente ante la opinión pública el bombardeo indiscriminado realizado por la Fuerza Pública en las comunidades Indígenas y Afrocolombianas de la cuenca del río Quiparadó, municipio de Río Sucio, Chocó, el día 17 de abril de 2010, hecho en el que murieron tres personas y cuatro quedaron gravemente heridas.

El día sábado 16 de abril, en horas de la mañana, miembros del grupo guerrillero de las FARC llegaron y se instalaron de manera abusiva a pocos metros de las viviendas de las comunidades negras que hacen parte del consejo comunitario de Las Pavas. Durante el día se movieron por este territorio y por la comunidad indígena de Quiparadó La Loma, pertenecientes al Cabildo Mayor Indígena del Bajo Atrato.

El día domingo 17 de abril, aproximadamente las 2:00 AM, integrantes de la fuerza pública sobrevolaron la zona y luego iniciaron un bombardeo indiscriminado en los caseríos y los alrededores de estas comunidades Indígenas y Negras. En el ataque una de las bombas arrojadas por la Fuerza Pública impactó sobre una de las viviendas de la comunidad de las Pavas, acabando con la vida de tres civiles y dejando heridas a cuatro persona más. Entre las personas asesinadas se encuentran  los Afro colombianos José Ángel Mendoza Asprilla, Juan de Mata Perea Reyes y Mario Martínez Rivas, entre los heridos se encuentran  José Carlos Mendoza Mosquera quien fue llevado al hospital de Rio Sucio.

De igual manera resultaron gravemente heridos dos niños Indígenas Embera y su abuelo, un mayor de 74 años de edad originarios del Carmen del Darien y asentados en la comunidad Indígena Embera de Quiparadó – La Loma. En el momento del bombardeo ellos se encontraban alojados pasando la noche en esta vivienda debido a que les había cogido la noche para regresar a su comunidad. Los niños heridos responden a los nombres de Devinzán Undágama de ocho años, Jhon Jairo Undágama de diez años de edad y su abuelo Amancio Undágama de 74 años de edad. Los niños indígenas que resultaron heridos en el lugar y fueron trasladados por la Fuerza Pública hasta el Hospital de Apartadó y debido a la gravedad de las heridas fueron remitidos al Hospital San Vicente de Paúl de Medellín el pasado martes 19 de abril de 2011.

Aproximadamente a las 6:30 AM término el bombardeo y el ametrallamiento aéreo, en ese momento miembros de la policía Nacional entraron al lugar vía terrestre, los comuneros de la comunidad Indígena de Quiparadó- La Loma por varios minutos escucharon muchos disparos cerca la comunidad. A las 8:10 AM la Policía Nacional llego hasta el caserío de las Pavas y prendieron fuego sobre la vivienda  bombardeada, la comunidad Indígena de Quiparadó- La Loma, vio que a lo lejos una casa se incendiaba así que ellos decidieron enviar una comisión para ver que estaba pasando.

Cuando llegaron a la comunidad afrocolombiana de las pavas vieron que en el lugar se encontraba la policía terminando de incendiar un rancho que tenía la familia bombardeada.  En el lugar de los hechos encontraron el mayor Indígena de 74 años herido, él les contó que sus nietos habían sido llevados en el helicóptero de la Fuerza Pública y que no sabía más de ellos. La comunidad le pregunto a la policía por el paradero de los niños, la policía respondió que habían sido traslados al hospital en Apartado debido a que se encontraban muy heridos.  La policía quiso disculparse con la comunidad justificándose ante la comunidad que había sido un error militar.

El día lunes 18 de abril varios medios de comunicación cómo el periódico La Nación, El País de Cali, Radiosantafe, entre otros medios, informaron a la opinión nacional que la Fuerza Pública en una operación conjunta con la Fuerza Aérea y la Policía Nacional llamada “Operación Darién II”, bombardearon supuestamente un campamento guerrillero cerca a la cuenca del río Quiparadó en la Vereda Quiparadó la Loma, en municipio de Río Sucio Chocó, según los medios de comunicación en lugar dieron de baja a 6 guerrilleros de las FARC entre ellas una de las cabecillas del frente 57 de las FARC alias “Gloria”. Información en la que no se mencionó ninguna agresión ni afectación a la población civil afectada en el bombardeo.

Debido a estas situación y al inminente riesgo que en el que se encuentran las comunidades Indígenas y afrocolombiana que se vieron afectadas en este bombardeo y de igual manera a las publicaciones desinformadas hechas por los diferentes medios de comunicación nacional. Las Organizaciones Indígenas y Afrocolombianas recogieron los testimonios de los sobrevivientes, una vez hecho esto el día jueves 20 de abril se organizó una comisión de verificación compuesta por delegados de  la Asociación de Consejos Comunitarios del Bajo Atrato - ASCOBA, la Asociación de Cabildos Indígenas Zona Bajo Atrato - CAMIZBA,  Asociación Campesina del Municipio de Río Sucio - ACAMURI, la Asociación de Cabildos Indígenas del Chocó - OREWA, la Personería Municipal y la Defensoría del Pueblo. La comisión entro a la zona bombardeada el día 21 de abril allá recogió los testimonios de las comunidades Indígenas y Afrocolombianas que fueron víctimas del bombardeo.

Las comunidades denunciaron la forma indiscriminada como fue bombardeado su caserío, ellos le relataron a la comisión que mientras se encontraban el piso de sus casas veían con horror como las balas atravesaban las paredes de las casas, el estruendo ocasionado por las bombas era ensordecedor, los niños lloraban de pánico. Ellos le relataron a la comisión que tuvieron que ver como una de las viviendas de su comunidad fue quemada completamente con todos los enseres dentro. En estos momentos las comunidades tanto indígenas como Afrocolombianas se encuentran con mucho temor de movilizarse ya que temen que se vuelva presentar otro enfrentamiento en sus comunidades. Ver Informe de la Comisión de Verificación.

Por todo lo anterior:

1. Rechazamos categóricamente y condenamos el acto indiscriminado de la fuerza pública a las comunidades Indígenas y Afrocolombianas de la Pava y Quiparadó – La Loma, de igual manera los hacemos responsable de la muerte de las tres personas y las cuatro más que resultaron heridas entre ellos dos niños Indígenas Embera.

2. Solicitamos a la fuerza pública responda por todos los daños y destrucciones causadas en estas comunidades. De igual manera exigimos a los grupos armados no convertir nuestros territorios en teatros de operaciones militares.

3. Condenamos la actuación de las FARC, quienes de manera abusiva e indiscriminada se asentaron alrededor de las viviendas de la población civil poniendo en riesgo la vida y la integridad de las comunidades y de igual manera provocaron la muerte y las heridas de personas de la comunidad que no tenían nada que ver con el conflicto armado.  

4. Exigimos a los medios de comunicación no desinformar a la opinión pública, pedimos aclarar  los acontecimientos ya que el lugar del bombardeo donde supuestamente dieron de baja a la una de las cabecillas de las FARC alias “Gloria” no era ningún campamento de las FARC, el bombardeo fue realizado sobre el caserío de las comunidades Afrocolombianas de la Pava. Debido a la mala información de los medios de comunicación, muchos colombianos prefieren taparse los ojos frente a la realidad que sucede en este país, mientras los medios de comunicación y las opinión pública celebraba los resultados de la Seguridad Democrática del Gobierno Nacional , a las comunidades les toca que vivir y sufrir el accionar de los grupos armados que ha venido acabando con la vida de las comunidades, sin distinción alguno entre civiles y grupos bélicos y generando señalamientos hacia estas comunidades, desacreditándolas y poniéndolas en riesgo en este escenario de conflicto en un contexto con todos los actores armados presentes y amenazantes.

5. Exigimos a la fuerza pública respete los territorios Indígenas y Afrocolombianos debido a que no es la primera vez que realizan este tipos de operaciones militares como bombardeos y enfrentamientos armados que han venido poniendo en riesgo de la vida y la integridad de las comunidades.

Finalmente denunciamos y rechazamos los altos índices de confinamientos, desplazamientos, asesinatos, atentados, amenazas y demás afectaciones que vienen sufriendo las comunidades Indígenas, afrocolombianas y campesinas del departamento del Chocó. De igual manera hacemos responsables al gobierno nacional por las acciones de violencia cometidas en el bombardeo de la comunidad de la Pava y Quiparadó – La Loma contra vida y la integridad de las comunidades Indígenas y Afrocolombianas,  hechos en los que se violaron todas las garantías y protocolos de derechos humanos y del derecho Internacional Humanitario para proteger la vida de la población civil.

Así mismo hacemos un llamado urgente a todos los organismos de control entre ellos al ministerio público para que conforme una comisión que verifique la situación de riesgo y vulnerabilidad en la que se encuentran las comunidades Indígenas asentadas en este territorio. De igual manera investiguen el accionar de las fuerzas militares en estas operaciones militares debido a que se han vuelto constantes los bombardeos y enfrentamiento indiscriminados, afectando la vida, los bienes y derechos de estas comunidades, así mismo se exija el cumplimento del Derecho Internacional Humanitario.

 

Consejo de Autoridades Indígenas
Asociación de Cabildos Indígenas Wounaan, Embera Katío, Dovida, Chamí y Tule del departamento del Chocó – OREWA

Quibdó Chocó, 25 abril de 2011

Información:
Dionicio Cabrera Mecha
Consejero OREWA
Tel: 3104099413

Personería Río Sucio Chocó
3147215754

 

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s