La Cruz y La Honda fueron poblados por diferentes formas de movilidad social, como el desplazamiento forzado de las dos últimas décadas, el desplazamiento intraurbano y la expulsión de la ciudad hacia las periferias por los altos costos de vida que sobrellevan hoy los habitantes de Medellín, desde un caso tan recurrente como la problemática de los servicios públicos; también los destechados o los llamados pobres históricos, representan un alto porcentaje de su población.

Estos barrios han sido categorizados por la Administración Municipal como asentamientos subnormales y zonas de alto riesgo, ante lo cual las comunidades han realizado gestiones en infraestructura, vías, obras públicas y procesos sociales, que van cambiando el carácter de asentamiento a barrio periférico de la cuidad, librando así una ardua labor por la inclusión y un reconocimiento en la ciudad.

Desde las características especificas de su urbanización por parte de la población, sus habitantes mediante el impulso de sus líderes, han construido un espacio en la ciudad, la misma que tantas veces les ha mirado con indiferencia. Por medio de la articulación en el trabajo en red y ante el marco del derecho a la ciudad, las organizaciones comunitarias en acompañamiento con diferentes instituciones que trabajan en la promoción de los Derechos Humanos han realizado una ardua labor en la exigencia de sus derechos.

Se debe resaltar como referente histórico, que ambas comunidades han realizado un trabajo conjunto de gran impacto, como iniciativa civilista desde el enfoque integral de los Derechos Humanos. Sus líderes son certeros al señalar que La Cruz y La Honda son COMUNIDADES HERMANAS. Así, desde el fortalecimiento del trabajo en red que allí se realiza, se ha buscado impactar sobre el desarrollo de la zona de ladera de Medellín, como propuesta de sociedad que se construye en solidaridad, que hace perdurar la búsqueda de la igualdad y la justicia social, en su construcción del territorio y de un espacio, donde todos tengan un lugar para que la vida sea posible, desde la dignidad humana.

El presente ejercicio de investigación busca un análisis de las problemáticas sociales, con la elaboración y participación de las mismas comunidades, potenciando un real ejercicio de justiciabilidad e inclusión, en pro de generar acciones concretas de trasformación del territorio y la construcción conjunta de sus sueños y proyectos a futuro, como la construcción del Plan de Desarrollo del barrio La Honda y la revisión del Plan de Desarrollo de La Cruz.

Así pues, las poblaciones asentadas en las laderas de la ciudad de Medellín han generado vastos ejercicios de trabajo comunitario, caracterizándose por un alto nivel organizativo, al igual que un sentido profundo de justicia. Un rasgo importante en sus caminos de exigibilidad ha sido el reclamo por la memoria, que buscan preservar de maneras alternativas como el teatro, los diagnósticos comunitarios y las galerías de la memoria, entre otros.
 

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s