DSC05687

Desde el pasado sábado 9 de junio la familia de Amelia Bedoya Rendón no tiene agua. Su vivienda, de tablas apolilladas y plásticos maltrechos, está ubicada en el sector de La Paralela del barrio Moravia, al pie de El Morro, de donde un centenar de familias fueron desalojadas -entre amenazas y engaños- por la Administración Municipal, empeñada en implementar un macroproyecto turístico en la zona, siguiendo la lógica de desarrollo que invisibiliza, violenta y margina a las comunidades más pobres de la ciudad.

Detrás de los paneles de colores que han cercado El Morro, visibles desde la Terminal del Norte y los carriles del Metro, está la montaña de basura que se ha venido acumulando desde los años 70 y una delgada pero necesaria tubería que provee de agua a diez de las familias que aún no han sido desplazadas hacia Nuevo Occidente, Álamos 1 y 2, Puerto Nuevo o La Herradura.

Quince metros de esta tubería fueron destruidos por la retroexcavadora que desde enero de este año ha estado removiendo basura, aplanando El Morro y rompiendo la tubería.

“Lo que me dijo uno de los trabajadores cuando vi el daño y le dije que lo que ellos querían era presionarnos para que desalojáramos fue: ‘a madre, usted sabe cómo es aquí en El Morro’”, afirma Amelia quien ha denunciado en varias oportunidades que la desconexión del servicio de agua, aparentemente accidental o no, ha sido un mecanismo recurrente de la Administración y las instituciones a cargo de la vivienda en la ciudad para “hacer aburrir a la gente”.

Y agrega: “de los que se han ido, muchos lo hicieron por eso. Es que si uno tiene niños o ancianos en la casa, el agua le hace demasiada falta”.
Pese a que desde hace cinco días las familias de este sector han tenido que recorrer otras zonas de Moravia buscando agua para preparar los alimentos, bañarse, limpiar la casa y lavar la ropa; pese a que en oportunidades anteriores han tenido que desenterrar la tubería escondida bajo la basura removida y cambiar los pedazos rotos; no están dispuestos a irse y renunciar a los proyectos de vida que han venido construyendo desde hace más de treinta años.

“Yo llegué a Moravia a los 6 años y tengo 36. He vivido en Orilla del Río, El Oasis, El Morro, el sector La Paralela. Me han desplazado la violencia, la fuerza pública y las tragedias, y aquí sigo. Vamos a ver quién aguanta más, porque yo no me voy”, asegura Amelia.

DSC05692
DSC05695
DSC05705 DSC05703
DSC05707 DSC05710
DSC05715 DSC05716
DSC05720 DSC05721
DSC05722 DSC05725
DSC05726 DSC05729

 

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s