MedellinClaro que “el capitalismo produce un espacio (...) un espacio instrumental: el de la reproducción de las relaciones de producción. Insisto: no se puede comprender la reproducción de las relaciones de producción si no se tienen en cuenta tres elementos: la cotidianidad, lo urbano (...) y la producción del espacio en general” 
Henry  Lefebvre


Con el siguiente texto quiero aportar a la reflexión sobre la relación que existe entre la transformación de la ciudad a través de la lógica de la regeneración urbana y el control social en Medellín, partiendo de una lectura del contexto y de la inquietud sobre cómo se presenta en la práctica la filiación de las actuaciones urbanísticas de las administraciones locales en los barrios precarios de Medellín, con un proyecto de seguridad y control más amplio. 

La ciudad del Siglo XXI es moldeada conforme a paradigmas neoliberales. Los gobiernos locales, regionales y nacionales, tentados por los beneficios de participar en la economía mundial, potencian los territorios volviéndolos objeto de ordenamiento tanto físico como social. En este contexto nos encontramos con una sociedad movilizada en torno a estos aspectos y una Administración local que impulsa esta transformación a partir de las políticas públicas y gubernamentales, logrando propiciar gradualmente la inserción de la ciudad deseada en la lógica global.

Bajo esta lógica, la ciudad de Medellín se reestructura físicamente a la par que implementa modelos de seguridad que permiten y mantienen ese cambio. Tras décadas de abandono las instituciones estatales buscan instalarse en los barrios y asentamientos informales, para ahora sí obtener el control territorial que otros agentes siempre le han disputado y consolidar su poder a través de su  intervención, actualmente manifestada en la construcción de grandes obras urbanísticas con las cuales busca ofrecer un indudable mensaje de Medellín como una ciudad global, inversiones que unidas a la lógica del capital, hacen de los territorios populares objetos de transformación física. 

Los territorios urbanos están sometidos al desgaste ineludible del mercado capitalista, la competencia destructiva de la cultura dominante, la violencia, el machismo, el consumo masivo y el individualismo, entre otros factores (Zibechi, 2008). En este sentido las prácticas locales se van orientando a las exigencias de una economía global y las manifestaciones de violencia y control  social participan considerablemente de esta transformación.

DOCUMENTO COMPLETO

 


Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s