El filósofo búlgaro Tzvetan Todorov llamó la atención hace unos años frente a los “abusos de la memoria” en las socie1dades contemporáneas. Con esto se refería a la generalización de un uso “literal” del pasado en detrimento de un uso “ejemplar”. De acuerdo con Todorov, el primer uso se da cuando un suceso es preservado intransitivo y no conduce “más allá de sí mismo”. El segundo uso se presentaría cuando “sin negar la propia singularidad del suceso, decido utilizarlo […]  y me sirvo de él como de un modelo para comprender situaciones nuevas, con agentes diferentes”.

El uso “ejemplar” permitiría superar sucesos violentos del pasado, mientras que el literal actualizaría los antagonismos.

A partir de la dicotomía literalidad/ejemplaridad voy a hacer algunas anotaciones en torno a la forma como algunos jóvenes raperos de Medellín “tramitan” los sucesos violentos acaecidos en la Comuna 13, en Octubre de 2002. Me refiero al grupo de jóvenes e instituciones que organizan y participan en el festival de Hip-Hop “Revolución sin muertos”, realizado desde hace 7 años entre 15 y el 16 de Octubre en la Comuna 13, recordando a las víctimas de la seguidilla de operaciones militares que culminaron con “Orión”.

En el blog oficial se presenta el evento haciendo énfasis en su carácter político: “Revolución sin Muertos es una oportunidad para comunicar la realidad de la Comuna 13, […] es la proyección del perfil social y político del Hip Hop en la Comuna”.

Un miembro de la Red de Hip Hop La Élite recuerda "que todo empezó para no olvidar lo que pasó hace nueve años, durante y después de la Operación Orión. 'Nosotros proponemos cambios pero sin muertos, con cultura y educación, por eso nos movemos'. El rapero recuerda que el 16 de octubre de 2002 fue la fecha en la que el operativo militar se tomó la zona, 'por eso nunca moveremos el día, aquí estaremos siempre, mostrando nuestro credo con líricas'".

No mueven la fecha aunque coincida con el Festival Internacional Altavoz que parece atraer toda la atención de los medios y de buena parte del público joven de Medellín por esos días: "Nuestra intención no es la atención mediática, es increíble, pero nuestro compromiso es con la comunidad".

La politicidad del evento también se vislumbra en las manifestaciones políticas de sus asistentes. El segundo día de Revolución Sin Muertos 7, en las mallas de la cancha de El Salado, estaban colgadas unas pancartas que se adherían a la protesta que adelantan los estudiantes colombianos contra la Ley 30.

El nombre del evento, la fecha escogida para realizarlo, los diversos tipos de reivindicaciones expresadas y los objetivos planteados por Revolucin_Sin_Muertos_7sus organizadores; dicen mucho de la forma en que estos “Hoppers” se relacionan con el pasado.

Hablar de una “Revolución Sin Muertos” evidencia el sentido transformador que tiene la propuesta cultural de los raperos. Expresa también la forma elegida por ellos para llevar a cabo esos cambios: Sin Muertos. El nombre indica un procesamiento del pasado en la medida en que reivindican los proyectos transformadores que han existido en la Comuna, pero no quieren repetir sus métodos. Es una forma de utilizar el suceso sin negar su singularidad y servirse de él como de un modelo para comprender situaciones nuevas, con agentes diferentes.

La fecha escogida habla de una conmemoración de un hecho trágico del pasado: la Operación Orión realizada a mediados de octubre de 2002, que constituye el momento culmen de una serie de operaciones militares llevadas a cabo en la Comuna 13 y que generaron una gran cantidad de víctimas desaparecidos, asesinados y desplazados. Pero la conmemoración no es sólo la memoria “intransitiva” que no lleva “más allá de sí misma”. Se recuerda más bien para seguir construyendo una vida digna para la Comuna.

La forma “ejemplar” de relacionarse con el pasado traumático queda clara en una de las rimas de uno de los grupos que cantaron el segundo día del festival: “Revolución son las calles, revolución es el pueblo que se subleva y reclama el derecho a la educación, salud gratuita y vida digna, revolución es el hip-hop directo que se hace desde la memoria, que el rigor del silencio hace que estalle, aunque nos callen...”

Ahora entiendo por qué un rapero dijo en algún momento del segundo día que “los héroes en Colombia sí existen y son los Hip Hoppers”.

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s