Comunicado Público
Medellín, enero 31 de 2012

La Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos -Seccional Antioquia-, (en adelante CSPP), Organismo No Gubernamental de Derechos Humanos, dentro de sus labores de Promoción, Formación y Denuncia de los Derechos Humanos, en especial con las personas detenidas por motivos políticos, con la población carcelaria en general, con víctimas del conflicto armado, con comunidades en riesgo y organizaciones sociales, Alerta ante los estamentos políticos y administrativos y sobre todo ante la sociedad en general, la situación de vulneración y de riesgo inminente de los derechos fundamentales a la vida, la salud, la dignidad y la integridad de las personas privadas de la libertad en el Establecimiento Penitenciario de Puerto Triunfo -“El Pesebre”-, por las condiciones inhumanas en que se encuentran en dicho establecimiento.

Desde el 5 de julio del año 2010 fue inaugurado el Establecimiento Penitenciario de Puerto Triunfo -“El Pesebre”-; su lanzamiento fue publicado como un aporte para el des-hacinamiento, que junto a las 9 cárceles que se inauguraban entonces, albergaría un total de 22.703 reos, que según el anterior gobierno de Álvaro Uribe Vélez, confesaba un atraso de 60 años.

El_Pesebre_1Desde el mes de agosto del año 2011, la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos inició un trabajo de acompañamiento en materia de Derechos Humanos a los Presos Políticos y Sociales allí recluidos. Encontrando el CSPP denuncias de los presos sobre problemáticas como fallas infraestructurales como el poco suministro del agua y mala calidad del líquido; poca ventilación, inidoneidad de los espacios para las visitas -incluidas las conyugales- y ausencia de escenarios deportivos; problemáticas referidas a fallas en la prestación del servicio de telecomunicaciones, salud y alimentación, incluido el expendio; y contratación de Funcionarios en el área administrativa mal preparados y sin experiencia, afectándose entre otras, el derecho a la redención de penas a que tienen derecho las personas detenidas.

Además encontramos el CSPP se encontró además con la ocurrencia de presuntos hechos de torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes por parte de miembros del personal de vigilancia y custodia del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario –INPEC–.

Posteriormente la Defensoría del Pueblo interpuso una Acción de Tutela buscando la protección de los derechos de los Presos Políticos y Sociales a la vida, la dignidad humana, la igualdad, la salud y el debido proceso. Estos derechos fueron tutelados por el Tribunal Superior de Antioquia mediante Sentencia de Tutela del 20 de junio de 2011.

Mediante Sentencia del 28 de julio de 2011,  la Corte Suprema de Justicia confirmó la decisión de primera instancia, salvo en “el amparo respecto de los temas relacionados con las visitas conyugales y la optimización del funcionamiento de la Oficia Jurídica del Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Puerto Triunfo”.

A pesar de la decisión judicial, reiteradamente han manifestado los Presos Sociales y Políticos de Puerto Triunfo de la continuación de la situación de flagrante vulneración de sus Derechos Humanos en ese penal, tanto así que desde el mes de octubre, señalan que no se cuenta un médico que atienda los requerimientos en salud que tienen los allí recluidos.

Esta situación se vio confirmada cuando el 29 de diciembre de 2011, una comisión gubernamental conformada por la Dirección de Salud de la Gobernación de Antioquia, La Dirección de Vigilancia y Control del Sistema General de Seguridad Social en Salud y La Dirección Seccional y Protección Social de Antioquia, visitó las instalaciones del mismo centro penitenciario. Esta comisión corroboró la insalubridad de las comidas otorgadas en el centro penitenciario y además ordenó el cierre del Centro de Sanidad del Establecimiento Penitenciario –en donde se prestan los servicios de salud a los detenidos–, dado que  no cumplía con los requerimientos mínimos para este tipo instalaciones.

Como consecuencia nefasta de la inatención en Establecimiento Penitenciario de Puerto Triunfo -“El Pesebre”-, se presentó la muerte de una persona en el patio 4 del Centro Penitenciario de Puerto Triunfo, que respondía al nombre de Jhonatan Smith Arias Úsuga, deceso causado por un Paro Cardiaco, presuntamente causado por una meningitis y la ausencia de atención médica al interior del Centro Penitenciario.

Por todo lo anterior, el día 26 de enero se llevó a cabo una visita de observación y verificación de la situación de Derechos Humanos, en la que participamos la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos –CSPP–,el Congresista Iván Cepeda Castro y la Corporación Nuevos y Mejores Caminos, confirmando las siguientes problemáticas:  

1.    En materia de agua, el Director del Establecimiento Penitenciario de Puerto Triunfo -“El Pesebre”- confirmó la existencia de un “pico y placa” del agua, consistente en la regulación del suministro del agua, que se lleva a cabo por horas, en la mañana 2 horas, al medio día otra hora, en la tarde 1 hora y en ocasiones 1 hora en la noche.

Frente a esto, los Presos Sociales y Políticos manifiestan que además de que ese “racionamiento” irracional se presenta, el agua desde la inauguración de la cárcel es de mala calidad, es turbia, de mal sabor y olor, aunque desde hace 15 días ha mejorado un poco. Además manifiestan los privados de la libertad que el racionamiento máximo es de 4 horas repartidas en todo el día, situación que se torna insoportable y vulnera su dignidad y su salud porque la temperatura llega hasta los 40 grados centígrados al interior de la prisión; situación que también deben padecer las visitas, incluidos niños, en los días en que acuden a ver a sus seres queridos.

Explica el Director del establecimiento que tal racionamiento del agua se debe a la necesidad de cuidar las 12 motobombas con que cuenta el establecimiento penitenciario, que por las lluvias torrenciales de la región se oxidan y se dañan. También reconoció el funcionario que la calidad del agua y la forma en cómo se suministra produce en los presos enfermedades o síntomas como diarrea, cólicos, dolores de cabeza, problemas respiratorios y hasta dolores óseos.

2.    En materia de servicios de salud, el Director del establecimiento reconoce que desde la visita de la comisión gubernamental del 29 de diciembre no hay médico para la atención de los presos, para lo que se ha implementado un plan de contingencia con ayuda del Hospital de Puerto Triunfo Antioquia y el puesto de salud de los Municipios de Doradal Antioquia o la Dorada Caldas; según el nivel de urgencia manifiesta que diariamente, de 876 presos, van 6 a recibir atención médica. Además manifiesta el Director que se llevarán a cabo unas brigadas de atención en medicina general y odontología en cada uno de los patios del penal.

Sobre esta materia los Presos Políticos y Sociales insistieron en que la ausencia de médico no obedece únicamente al cierre del Centro de Sanidad, sino que esta medida es una consecuencia inevitable de las malas condiciones en que se encontraba ese recinto, pero que la ausencia de galeno proviene desde el mes octubre del 2011.

Esta situación además genera la expansión y ausencia de cuidado de enfermedades como hipertensión, diabetes, o epidemias sin identificar como la presentada en el patio 5, que entre los días 25 y 26 de enero pasó de síntomas en 5 detenidos en el primer día, a 16 en el segundo, sin que ni siquiera se tuviera conocimiento de que se trataba. En ese sentido denunciaron los presos como la atención médica en hospitales externos cercanos es nueva y solo prospera cuando la enfermedad se torna como muy grave y urgente, además de que se autoriza la salida o no del detenido enfermo, según la condena y la fase de clasificación del afectado.

Se denuncia también la situación grave de salud como del Preso Social Norvey Andrés Castañeda Narváez, quien por inatención médica de una sífilis en la cárcel, padece Hepatitis B, teniendo incluso que comprar su propia medicina. Frente a este caso en concreto, el Director manifiesta haber solicitado el traslado del detenido hacia la cárcel Bellavista en Medellín, en donde podrá recibir atención de urgencia más rápida por acortarse la distancia.

3.    Sobre la alimentación de las personas privadas de la libertad en el Establecimiento Penitenciario de Puerto Triunfo -“El Pesebre”-, los presos manifiestan que la alimentación suministrada no corresponde al menú acordado y al que se ve obligada la empresa contratista “Unión Temporal Compartir”; manifiestan además los presos que la comida no en pocas ocasiones es suministrada en estado de descomposición, tal y como lo comprobó la comisión gubernamental que visitó el penal el 29 de diciembre, al percatarse casualmente de un pollo en descomposición que se dio a los presos en esa fecha.

Esta situación se ve agravada en tanto el Consejo de Interventoría y Seguimiento de Alimentos, consagrado en el artículo 82 del Acuerdo 011 de 1995, si bien formalmente existe, no cuenta con la participación de los presos, tal y como lo ordena la norma, sino que solo cuenta con personal del INPEC. También afirman los presos, que las personas con enfermedades que requieren de una dieta particular, han tenido que abandonarlas porque no se cumple con el suministro de la alimentación ordenada por el médico.

Por último, a una sola voz manifiesta los presos que el servicio de expendio es totalmente carente de productos suficientes para los días comunes así como para los días de visita de sus familiares y amigos. Al respecto manifiesta la Administración del penal que los incumplimientos en el menú y la ausencia de abastos en los expendios, obedece a la distancia en que se encuentra el penal de los centros urbanos de producción y por el incumplimiento mismo de los contratistas, sobre todo en lo concerniente al menú otorgado.

Como medida que atenúe la problemática del expendio, afirmo el Director estudiar la implementación de grecas al interior de cada patio.

De manera totalmente opuesta a lo expresado por los Presos, el Director sostiene que el establecimiento que preside cumple al 100% con las dietas especiales que requieren personas enfermas.

4.    Estructuralmente los Presos Políticos y Sociales de Puerto Triunfo manifiestan como el Establecimiento Penitenciario de Puerto Triunfo -“El Pesebre”- fue deliberadamente diseñado y construido para hacer que las altas temperaturas de la región en que se encuentra, sea un castigo extra al de la privación de la libertad, tanto para los mismos privados de la libertad así como para sus familiares.

Esta intención se manifiesta en que, añadido a la problemática del agua, las celdas sean de 4 x 4 metros, con un confinamiento de 4 personas por celda, que deben pasar 14 horas diarias encerrados en ellas, sobre planchones de cemento que por el clima y el problema de ventilación de la estructura, hace que se calienten durante el día, conllevando a que los presos deban pasar la noche hacinados en el suelo que se torna un poco más fresco.

Durante el día, el régimen del penal obliga a que los presos estén desde las 6 y media o 7 de la mañana en el patio, en donde están ubicadas mesas metálicas que por el calor del sol, son insoportables para su uso e incluso aumentan el clima ambiente de los patios.

Además, manifiestan los privados de la libertad como las visitas deben padecer en los patios de máxima seguridad, de un salón de aproximadamente 7 x 12 metros, con solo 3 mesas y un baño, para un promedio de entre 80 y 100 personas que se reúnen ahí cada semana para realizar la visita. También deben soportar las visitas que el ingreso al penal no tiene techo alguno que cubra del sol o lluvias, así como tampoco cuentan con ningún baño para satisfacer sus necesidades fisiológicas durante el ingreso a la cárcel, que ahora debe hacerse a pie desde una distancia aproximada de 250 metros, por una prohibición hecha por la dirección para ingresar en carro hasta la entrada.

Las habitaciones destinadas a las visitas conyugales, al igual que el resto del penal, carecen de la ventilación suficiente. Además la comunicación es de muy baja calidad a criterio de los presos, además de que es muy cara, pues un minuto a celular le cuesta al detenido $300 y un minuto a larga distancia cuesta $600.

Al respecto la Dirección ha manifestando que el nuevo Alcalde del Municipio de Doradal prometió reparar y pavimentar la entrada al penal, haciéndose posible el ingreso de transportes masivos hasta la entrada del penal, sin que generen se trancones para ingresar o salir de ese lugar.

5.    Sobre la problemática de redención de penas mediante estudio y trabajo, los presos mantienen su queja referente a la presencia en el penal de Funcionarios in-idóneos, mal preparados y recargados de responsabilidad en esta materia, lo que lleva a un incorrecto tratamiento en materia de “resocialización”.

El penal sostiene que hoy se cuenta con un total de 1216 cupos para redención, con una población de 876 detenidos y un resultado de 820 cupos asignados, asignación que desmientes los presos o que consideran de baja calidad, pues existen presos con título de bachiller a los que se les asigna estudiar en el CLEI que corresponde a 1º primaria, o los mismos detenidos deben conseguir sus herramientas y materiales para trabajar en los talleres de trabajo, entre otras problemáticas presentadas.

6.    En materia de Tratos Crueles, Degradantes e Inhumanos, los Presos Políticos y Sociales reiteraron la existencia de personal de guardia y vigilancia del INPEC que sostiene un trato denigrante con la dignidad de las personas allí recluidas así como de las visitas. Esto se manifiesta los presos desde la interceptación de comunicaciones y el registro de correspondencia privada e institucional para los presos, pasando por el trato soez de la guardia para con la visita femenina o que para cualquier movimiento por fuera del penal son esposados de manos y de pies, hasta la aplicación indiscriminada de gases lacrimógenos y pimienta o la propinación de golpizas con finalidades de castigo en contra de los presos e incluso de familiares.

Por último denunciaron los presos que la muerte del joven Jhonatan Smith Arias Úsuga se debió en gran medida a la omisión del deber de cuidado de un guardia que no quiso asistirlo a pesar de la gravedad de los síntomas que presentaba el preso.

Como CSPP advertimos a la sociedad que la problemática carcelaria y penitenciaria obedece a una carencia absoluta de voluntad de parte del Estado colombiano, en garantizar el respeto a los Derechos Humanos de la población privada de la libertad, que no solamente obedece a los altos niveles de criminalidad y la priorización de la herramienta penal como única respuesta estatal a la grave situación de conflictividad social y política que padece Colombia hace décadas, que además contiene finalidades perversas como el populismo punitivo –que ofrece grandes réditos electorales a cambio de la oferta de “seguridad” encarnada en leyes más rígidas en materia penal–  y la industrialización del control del delito –que propende por la privatización del sistema carcelario y penitenciario, no bajo la lógica de los derechos, sino del mercado, con ya probados efectos siniestros contra los derechos de la población carcelaria y la sociedad en general–.

Instamos a la sociedad a que pose su mirada sobre los muros de las prisiones y su interior, en donde se encierran cientos de hechos y situaciones que vulneran los mínimos de dignidad de que goza cada ser humano.

Concretamente, frente a la situación del Establecimiento Penitenciario de Puerto Triunfo -“El Pesebre”-, manifestamos nuestra preocupación ante la evidente privación del agua y el servicio de salud, como presupuestos indispensables para la subsistencia digna de cualquier ser humano, más aún de quien se encuentra privado de la libertad y está sujeto a la voluntad estatal y/o de quienes sean sus representantes.

Nos parece inconcebible desde una perspectiva de derechos, que el agua sea limitada en su suministro por el cuidado de las motobombas del Establecimiento Penitenciario de Puerto Triunfo -“El Pesebre”-.

De igual manera el CSPP expone su preocupación por la continuidad de prácticas de Tortura, Tratos Crueles, Degradantes e Inhumanos contra la población penitenciaria y sus familias en este y otros centros penitenciarios y carcelarios.

Es de resaltar que el Establecimiento Penitenciario de Puerto Triunfo -“El Pesebre”- es uno de más de los Establecimientos de Reclusión del Orden Nacional –ERON–, que obedecen a la aplicación del documento del Consejo Nacional de Política Económica y Social mediante documento del 15 de marzo de 2004, que trazó la ‘Estrategia para la Expansión de la Oferta Nacional de Cupos Penitenciarios y Carcelarios’ que consiste en: a) un plan de construcción, dotación y mantenimiento (CDM) de establecimientos de reclusión y de complejos penitenciarios y carcelarios que generarían 21.200 nuevos cupos; y b) un plan de ampliación, adecuación y dotación (AAD) de ERON existentes, con condiciones que permiten este tipo de intervención para 3.131 nuevos cupos.

Los ERON de manera generalizada han presentado problemáticas concernientes a que su entrada en funcionamiento se lleva a cabo sin la dotación necesaria para garantizar la atención básica de la población reclusa y sin aprobación del reglamento interno, las celda y áreas comunes no cumplen con los estándares de espacio mínimo y hay insuficiencia de áreas para estudio, trabajo, recreación y visitas, sumado esto a una “cultura penitenciaria” caracterizada por la reiteración de prácticas que representan Torturas, Tratos Crueles, Inhumanos y Degradantes.

Con fundamento en todo lo anterior, el CSPP  ALERTA a los estamentos políticos y administrativos y a la sociedad en general, de la situación de vulneración y de riesgo inminente de la vida, la salud, la dignidad y la integridad de las personas privadas de la libertad en el en el Establecimiento Penitenciario de Puerto Triunfo -“El Pesebre”-.


FUNDACIÓN COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON LOS PRESOS POLÍTICOS
SECCIONAL ANTIOQUIA

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s