Mano_condenadaLos presos delegados para los Derechos Humanos de los patios de Bellavista consideran que la amenaza es falsa y que busca, en realidad, encubrir la grave situación por la que atraviesa el penal.

El día de hoy, 19 de septiembre de 2012, a las instalaciones de la cárcel Bellavista, llegó una amenaza en contra de todo el personal del Centro de Sanidad del mismo establecimiento, en que -dice el texto- las FARC EP los declaran objetivo militar.

En consecuencia, salvo la enfermera Unidiz Pérez, todo el personal del centro de atención médica del penal decidió parar cualquier actividad de atención en salud para las personas recluidas en Bellavista. Sin embargo, la funcionaria Cristina Cardona ordenó a la mencionada enfermera que cerrara el Centro de Sanidad y dejara solos a los hombres allí remitidos y que padecen alguna enfermedad o dolencia.

Manifiestan los presos delegados para los Derechos Humanos de los patios de Bellavista, que tras conocer el texto amenazante, descreen de su veracidad y consideran que se trata de una excusa para encubrir y desviar la atención sobre la grave situación del penal, ante la ausencia de garantías para materializar el Derecho a la Salud de las Personas Privadas de la Libertad, como ciudadanos colombianos.

También manifiestan los Delegados para los Derechos Humanos de los patios, que solicitaron una reunión con el Director de Bellavista y los demás miembros del gobierno penitenciario para buscar salidas rápidas a la situación dramática que se presenta, esperando casi 4 horas alguna respuesta para poderse reunir con las autoridades del Establecimiento.

Por esa razón, como organización defensora de los Derechos Humanos, instamos a las autoridades que de manera precautelativa, se brinden todas las garantías de protección para el personal del Centro de Sanidad; pero que además se investigue sobre la veracidad de la amenaza emitida en contra del mismo personal.

También son las autoridades estatales quienes tienen el deber de tomar medidas urgentes, para brindar atención médica a las cerca de 8000 personas recluidas la cárcel Bellavista, y en especial, a las 16 personas enfermas que se encuentran internas en el Centro de Sanidad, los 450 presos que padecen diabetes y requieren insulina, pues manifiestan los Presos que “no hay ni jeringas”

Además insistimos en el caso concreto del señor Jhonatan Taborda, de quien denunciáramos el día 17 de septiembre, decidió coserse la boca e iniciar una huelga de hambre, como mecanismo de protesta por la inatención médica de la que ha sido víctima durante su reclusión en ese establecimiento, pues informan los Presos que se ha agravado su situación de salud y está en el Centro de Sanidad, con la inatención que padecen las demás personas enfermas.

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s