Archivar y Documentar: Una Práctica de Memoria en Defensa del Territorio y Las Luchas Comunitarias

La memoria y los archivos son arte de nuestro proceso y nos han definido no solo como colectivo, sino también como víctimas que luchan por el derecho al territorio y por los derechos humanos.

Mujer participante del proceso

Para la Corporación Jurídica Libertad, la defensa y la lucha por el Derecho al territorio y los DESC (Derechos Económicos, Sociales y Culturales) de los habitantes de las laderas de Medellín, ha sido una de las apuestas políticas que han definido el acompañamiento a diversos actores presentes en los territorios de la ciudad, en donde las luchas por la vida digna se viven a la par de la implementación de un modelo de ciudad y el plan de ordenamiento territorial, que no han priorización del mejoramiento de los barrios y sectores autoconstruidos de la ciudad, negando no solo la posibilidad de regularización y legalización de predios, sino también la implementación de un plan de gestión y mitigación de riesgos.

Bajo esta perspectiva, los procesos de acompañamiento a las organizaciones y colectividades que pertenecen a la Mesa de Vivienda y Servicios Públicos Domiciliarios, ha procurado, no solo por potenciar las acciones colectivas de resistencia y propuesta en clave de territorio, sino por reconocer sus acumulados organizativos, apuestas de memoria y labores de liderazgo que allí se tejen.

En el 2021, la CJL y el Colectivo de Memoria Jairo Maya, han ampliado el espectro de resistencia desde la defensa del territorio, identificando uno de los componentes que están presentes en las luchas comunitarias y que hace parte de la acción colectiva de las organizaciones y se convierten en estrategias de disputa territorial: La Memoria.

Para el Colectivo Jairo Maya, La Memoria es una disputa que no se puede entender aislada de las luchas por el derecho a la vida digna y el territorio. La Memoria y lo que allí se construye, es una línea más de trabajo que reconoce los pasados de quienes habitan las laderas de Medellín y reivindica sus derechos como habitantes de una ciudad y no solo como víctimas. Los repertorios de memoria, materializados en diversas acciones en defensa del territorio, no son más que una memoria viva que permanece en el tiempo y se potencia constantemente a partir de las reflexiones y espacios donde la resistencia se hace presente.

Estos repertorios, han llevado a qué desde el colectivo, se reflexione sobre su historia y sus prácticas de memoria durante sus años de existencia, por ello, y de la mano de preguntas por el quehacer de la memoria al interior del colectivo y las identidades que allí se entretejen, los archivos aparecen como una de las memorias vivas del proceso que no puede tomarse solo como una fuente de información para conocer el trasegar del proceso. La pregunta por el quehacer de los archivos, se inserta en los repertorios de memoria como una necesidad y una cualificación de las luchas por el derecho al territorio, la vida y la memoria en sí misma.

Taller de Archivos y Fondos Documentales. CJL. 2021. Foto: Corporación Jurídica Libertad.

Con la pregunta por la preservación y el uso de los archivos, el Colectivo Jairo Maya comenzó un proceso de identificación de las diversas prácticas de manejo de archivos han tenido como colectivo, y cómo se ha llegado a la reflexión de su importancia en las actividades de memoria que adelantan como proceso. De a mano de la CJL, el colectivo ha realizado una serie de encuentros formativos que tratan de responder al interrogante sobre qué es lo que ellos/as han reconocido en los fondos documentales de su proceso y por qué sienten la importancia de pensar unos usos que den cuenta del caminar y las luchas de su proceso, en relación a la defensa del territorio y la acción comunitaria.

Todas estas acciones, han sido registradas en múltiples artefactos y dispositivos que han conservado, tanto en el espacio físico del que disponen como La Casa Vivero Jairo Maya y un disco extraíble donde han depositado sus memorias de años de resistencia, memoria y acción comunitaria, lo que ha marcado el interés del colectivo de preservar sus archivos y dispositivos de memoria, con el fin de poder generar un proceso de identificación de los documentos que poseen y de paso generar un proceso de formación alrededor de la importancia de los archivos. Ambas intenciones están mediadas por la necesidad de pensar el papel de los archivos para el trabajo comunitario, el potencial que representa para el colectivo la memoria, no solo del proceso mismo, sino también de los procesos y organizaciones que lo anteceden.

La importancia de este proceso formativo radica en que por un lado, la CJL se ha trazado como ruta de trabajo y acompañamiento la formación permanente de los procesos que acompaña, no solo en materia y promoción de derechos, sino también en ejes que transversalizan toda la reflexión sobre memoria, identidad, género y cómo la relación entre estas, son potencia e incidencia política en las búsquedas por la verdad, la justicia, el esclarecimiento y en sí en la lucha por los derechos al territorio, la vida y los bienes comunes.

Taller dispositivos de memoria en la defensa del territorio. Foto: Corporación Jurídica Libertad.

La motivación del espacio de aprendizaje, ligada a todo lo que se enmarca en la lucha por la vida digna y el acompañamiento del área de territorio de la CJL, permite entender la organización de archivos de memoria del colectivo Jairo Maya, va más allá de la simple clasificación de unos fondos documentales, sino que procura, hacerlos colectivos y rememorar los acumulados que adelanta el Colectivo de Memoria Jairo Maya en las luchas por la memoria y la defensa del territorio.

Como apuesta política, las personas y el colectivo que participan en este proceso de formación, definen la importancia de hacer común este ejercicio y poder ir aprendiendo de manera conjunta en el manejo de archivos (físicos y digitales), ya que en el quehacer del colectivo, se han venido realizando actividades, acciones y apuestas que están generando nuevos archivos, y continuar en la reflexión permanente de Archivos/Memoria/Territorio como parte de la incidencia política y la lucha por los derechos.

El reto está en poder organizar y entender el archivo, para poder darle un buen uso y seguir disputando nuestra historia en los distintos espacios donde participamos.

Mujer participante del proceso