Bodas de plomo e impunidad
Vigencia de la “Operación Cirirí”alt
4.428 días de búsqueda

Pasaron doce años de lucha incansable contra el olvido y la impunidad antes de que doña Fabiola Lalinde recibiera los restos de su hijo Luis Fernando Lalinde Lalinde, miembro del Partido Comunista Marxista Leninista, quien en la tarde del 3 de octubre de 1984 fue detenido arbitrariamente, torturado, desaparecido y asesinado por unidades del Batallón Ayacucho del Ejército colombiTest_Fabiolaano en la Vereda de Verdún, ubicada en el municipio de Jardín, departamento de Antioquia, en  el marco de la Operación Cuervo.

 
 Su compromiso con la construcción de otro mundo desde la humilde solidaridad de los excluidos, lo llevó a viajar al suroeste antioqueño para rescatar a un guerrillero herido del Ejército Popular de LVin_Ciririiberación (EPL), organización que por esos días había declarado el cese al fuego en razón del Proceso de Paz que adelantaba con el gobierno del presidente Belisario Betancur.

La terca búsqueda de la familia Lalinde comenzó el día que Luis Fernando debía regresar y no lo hizo. Durante doce años, y aún después de recuperar su cuerpo, han sido acosados y calumniados, víctimas del terrorismo de Estado implacable ante la denuncia de sus abusos y excesos, y la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación integral, inclemente ante la Operación Cirirí emprendida por doña Fabiola Lalinde y su familia, y por miles de colombianos más que insistente y persistentemente reclaman justicia.

Comments are closed.