“Si, en las laderas construimos planes de vida y no cinturones de miseria. ¡Que empiece el Carnaval por la Vida Digna y la Defensa del Territorio!



Bajo esta consigna la Mesa Interbarrial de Desconectados de Medellín convocó a una movilización por la vida digna y la defensa del territorio en Medellín el pasado 30 de junio, con un recorrido que partió de la ladera nororiental de la comuna 3  entre los barrios Bello Oriente y la Cruz y concluyó en Pinares de Oriente en la comuna 8.  Esta jornada se dió como respuesta de la población a la propuesta de la Alcaldía de  construir el Jardín Cincunvalar o Cinturón Verde.
 
El Carnaval por la Vida Digna y la Defensa del territorio exige el derecho a vivir dignamente en los territorios y resalta las propuestas que surgen como iniciativas de la comunidad para brindar alternativas a los sectores populares frente al modelo de desarrollo de la ciudad con macroproyectos como el Cinturón Verde Metropolitano, ante el cual se propone el Mejoramiento Integral de Barrios -MIB-, que implica cobertura de servicios públicos, la mitigación del riesgo del suelo, el mejoramiento de viviendas, el reasentamiento en sitio y propuestas e iniciativas productivas que potencialicen la seguridad alimentaria de los pobladores como la siembra de huertas. En suma, con la exigencia del MIB se busca la intervención integral del Estado en el territorio y no solo la construcción de equipamientos físicos, sino que la búsqueda sea por la dignificación de la vida de los habitantes de los sectores populares.
 
Frente al macroproyecto  en cuestión la preocupación de la comunidad es por la afectación a las familias, ¿qué pasará con los casi 5000 predios catastrales que necesita el proyecto en la franja alta de las comunas 1, 3 y 8, muchos de ellos ubicados en zonas de alto riesgo? Se habla de un paseo urbano en los alrededores de las nuevas estaciones del Metrocable, donde quedan muchas dudas respecto al futuro de sus habitantes originarios, pues las laderas de Medellín históricamente construidas por las comunidades en su mayoría víctimas del conflicto armado, no han dejado de luchar para que el sueño de vivir con dignidad en un territorio sea posible.
 
“La iniciativa está encaminada a que muchas de las personas que van a a ser intervenidas por este macroproyecto conozcan realmente en qué consiste, buscamos que se apropien de estas propuestas y en el momento de interlocutar con el Estado tengan bases y argumentos para debatir y proponer” afirmó Claudia Serna, abogada de la Corporación Jurídica Libertad; pues el Cinturón Verde impactará a la población de la ladera en aspectos como el costo del suelo y las condiciones de vida de las comunidades pero sin mejorar sus situación socioecónomica.
 
El recorrido inició en el barrio la Cruz, donde se dió un sentido homenaje a la lideresa Ana Fabricia Córdoba, asesinada el 7 de junio de 2011; allí, bajo consignas y con un monumento que nos recordaba su rostro, se remembró el compromiso de esta mujer y el de mas de 40 lideres y lideresas que han dado su vida por defender estos territorios y el bienestar de sus comunidades.
Al llegar al barrio Golondrinas de la comuna 8, una comisión del Movimiento de Mujeres proclamó sus consignas, “no más miseria, no más desconexón, no más altas tarifas ni privatización”, “Sin agua no hay vida, sin luz se duplican mis angustias y sin vivienda no hay personas dignas”. De allí, se continúo hastas los barrios Trece de Noviembre y Sol de Oriente para concluir en Pinares de Oriente, ladera centroriental de Medellín, donde un suculento sanchocho comunitario esperaba los marchistas para rematar con una variada jornada cultural, que al son de teatro, música, chirimía y pinturas amenizó la movilización.
 
Con la nutrida participación en este carnaval, se sintió el eco y la fortaleza que viene tomando la Mesa Interbarrial de Desconectados de Medellín, se vió además como los artistas que acompañaron el carnaval mostraron claramente su apuesta política  frente al contexto de violencia y represión que se vive en la ciudad. También fue clara la articulación del movimiento social regional y colombiano, al contar con la participación de los campesinos y campesinas afectados por Hidroituango al igual que la voz en representación de campesinos del Catatumbo, lo que reafirma que las problemáticas sufridas por los habitantes de Medellín no sólo están referidas al contexto urbano, sino que muestran la maquinaria del despojo del territorio como un problema de orden nacional.
 
La apuesta de la Mesa Interbarrial seguirá siendo la socialización de las propuestas comunitarias ante  el Cinturón Verde en las comunas 3 y 8,  haciendo público lo que suceda en estos sectores  y articulando otras comunas y sus poblaciones que se vean afectadas a mediano o largo plazo con el desarrollo urbano de Medellín.

 

 

Comments are closed.