Cartilla: Barrio El Faro 10 años de organización, dignidad y resistencia.

Prácticas en defensa del territorio en el barrio El Faro, Comuna 8 de Medellín
(2011-2021).

El barrio El Faro, ubicado en lo alto de la Comuna 8 de Medellín, se ha caracterizado por las luchas emprendidas durante años en defensa del territorio, por el acceso al agua y a un servicio de transporte que lo conecte con el resto de la ciudad. Bajo las consignas de dignidad y resistencia, la comunidad se ha enfrentado a proyectos de ciudad como el Jardín Circunvalar, y logró en el 2014 la expansión del suelo urbano en el Plan Introducción de Ordenamiento Territorial —POT—; estas y otras luchas posibilitaron el fortalecimiento de las organizaciones y la generación de vínculos afectivos y solidarios con otros procesos con intereses similares, posibilitando un constante intercambio de saberes.

Desde un inicio, El Faro fue una luz de esperanza para sus primeros pobladores, luego de llegar a la ciudad siendo víctimas del conflicto social y armado del país, encontraron un lugar en el cual arraigar, generar un sentido de pertenencia y amor hacia el territorio; ahora, gracias a las experiencias organizativas y de los procesos de pugna y negociación con el Estado, el barrio enciende nuevamente su llama en el marco de la movilización y organización comunitaria, convirtiéndose en un referente para la Comuna 8 y la ciudad.

El Faro es la muestra de que se pueden lograr sueños mediante la lucha colectiva, y que es posible y necesario trabajar por un modelo de ciudad más equitativo en el cual todos sus habitantes puedan gozar del derecho al territorio.

Esta cartilla surge en el marco de la celebración de los 10 años de organización, dignidad y resistencia del barrio El Faro y busca dar cuenta de las de las motivaciones que gestaron y fortalecieron sus procesos organizativos, evidenciar los logros obtenidos, las dificultades encontradas y los procesos de movilización y generación de conciencia política. Se hace un análisis de la organización comunitaria y sus dinámicas asociativas para reivindicar el derecho a la ciudad, al igual que los retos y aprendizajes para continuar la lucha por una vida digna en las laderas de Medellín.