MOVIMIENTO DE VÍCTIMAS DE CRÍMENES DE ESTADO – REGIONAL ANTIOQUIA MOVICE
Febrero 01 de 2008

La marcha del 4 de febrero convocada como de rechazo a las FARC, ha sido respaldada por los grandes medios de comunicación, tiene el apoyo del gobierno nacional y de los jefes paramilitares, se ha convertido en una manifestación de apoyo al gobierno nacional y una cortina de humo para dejar de lado los verdaderos crímenes y terrorismo que padecen millones de personas en Colombia. Frente a los que ni los grandes medios ni el gobierno se ha manifestado.

 Por lo anterior, el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado – Regional Antioquia MOVICE, Expresa su inconformidad por la manera como se ha utilizado el dolor de las víctimas del secuestro y sus familiares para servir a los própositos mezquinos del actual gobierno. No compartimos la manera cómo el Estado y los medios de comunicación se han valido del dolor de las víctimas para politizarlas a su favor y pretender manipularlas. La marcha no es para manifestarse a favor de las víctimas del conflicto político, social y armado que vive nuestro país, sino que se ha convertido en un apoyo a la política de Seguridad Democrática, la cual por sus acciones ha sido nociva para gran parte de la sociedad colombiana.

Hacemos sentir nuestra voz de insatisfacción frente a los medios masivos de comunicación, ya que desde hace varias décadas el Estado Colombiano ha desarrollado una estrategia paramilitar en contra de diferentes sectores sociales de nuestro país, frente a lo cual, dichos medios han guardado un silencio cómplice, y si bien es cierto que el acto de secuestro o retenciones de personas por parte de la insurgencia es un hecho condenable, no entendemos el por qué no se han pronunciado de la misma forma y vehemencia frente a delitos de lesa humanidad como desaparición forzada, las ejecuciones extrajudiciales, las masacres, torturas, tratos crueles e inhumanos y exterminios políticos que a través del paramilitarismo se han desarrollado en Colombia.

La sociedad colombiana, la opinión publica, han sido indiferentes y le ha dado la espalda a las victimas de las múltiples violencias en Colombia.  No marcharon cuando asesinaron a más de 5000 miembros de la UP. Los grandes medios no manifestaron su indignación cuando fueron masacrados y descuartizados niños y adultos  en San José de Apartado en 2005, con confirmada autoría del ejército colombiano.  No hicieron eco de las denuncias presentadas en las masacres del pueblo nasa perpetrada por grupos paramilitares con complicidad nuevamente del ejército colombiano.  Asisten mudos a las declaraciones que de manera selectiva realizan los jefes paramilitares en las que reconocen asesinatos de más de 1000 campesinos en el Uraba, asesinatos de estudiantes, de sindicalistas, practicas atroces como el descuartizamiento, el canibalismo y el despojo de tierras a miles de colombianos humildes. No se escandalizan cuando un suboficial del ejército acaba de reconocer como realizan ejecuciones extrajudiciales de civiles para presentarlos como guerrilleros muertos  en combate y reclamar su premio de cinco días de descanso. Esto no es nunca una noticia que merezca la indignación de la sociedad colombiana.

Seguimos esperando que los hoy desmovilizados que cínicamente se manifiestan contra el terrorismo nos digan donde están las fosas, donde se encuentra nuestros cientos de desaparecidos, de los que nunca supimos nada.

Más que invitar a participar de la Marcha contra la insurgencia, consideramos que es más oportuno exigir un acuerdo humanitario y una negociación política que busque poner fin al actual conflicto político, social, económico y armado que sufre nuestro país.  Además, como Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, invitamos a los medios de comunicación, si en realidad quieren estar comprometidos con las víctimas, a que se sumen a nuestra voz de exigencia por la verdad, la necesidad de una justicia verdadera y una reparación integral para las víctimas.

Es necesario concienciar a la sociedad para que alcemos nuestra voz y le exijamos al Estado Colombiano para que NUNCA MÁS se repitan las acciones que se han desarrollado bajo su permisibilidad, omisión o aquiescencia. Hacemos un llamado a todos los sectores sociales, a los medios de comunicación y a la comunidad internacional para que asumamos una posición crítica frente a la situación que vive Colombia hoy en día, ratificando que como Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado continuaremos con nuestra política de NI PERDÓN, NI OLVIDO y la exigencia por la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparación Integral.

Las victimas del Movimiento de Victimas de Crímenes de Estado, no marcharemos con aquellos que han sido cómplices e indolentes con nuestros casos.  Exigimos respeto por nuestra lucha y manifestamos que una sociedad que intenta construir la paz sobre nuestros muertos, sobre la miseria de nuestras familias, sobre tanta impunidad, sin duda no la lograra.  Será una sociedad cada vez mas violenta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.