Hace quince años, varios profesionales del derecho que de manera individual y desde distintos espacios de trabajo buscaban como poner colectivamente su conocimiento al servicio del movimiento social, se juntaron y  luego de discutir largamente sobre la mejor forma de cumplir con esta tarea decidieron constituir la Corporación Jurídica Libertad.

En sus primeros años la Corporación asumió como ejes fundamentales la defensa de las personas privadas de la libertad por disentir de manera pacifica y beligerante del régimen y la difusión de los derechos humanos y   de los pueblos entre las comunidades.

Ponernos al servicio del pueblo y de sus causas nos permitió conocer diferentes experiencias organizativas en el Nordeste y Oriente Antioqueño, en la ciudad de Medellín y en el Departamento del Chocó, procesos con los cuales nos hermanamos para conjugar sueños y esperanzas y construir la propuesta educativa que permitió  fortalecer estas expresiones de resistencia   por la vida y libertad.

En su devenir histórico la Corporación ha tenido la satisfacción de acompañar activamente la construcción de diferentes procesos organizativos que cotidianamente se fortalecen y multiplican,  pero igualmente también nos ha tocado resistir la arremetida de los enemigos de la vida que no toleran que las comunidades se organicen para producir colectivamente, para exigir sus derechos fundamentales y para construir propuestas alternas de bienestar y desarrollo.

Igual que al conjunto del movimiento social, nos ha correspondido  afrontar el estigma y la persecución por oponernos a muchas políticas oficiales y por estar incondicionalmente  con las víctimas del terrorismo estatal en la lucha contra la impunidad y en la exigencia de verdad, justicia y reparación integral.

Sea esta la mejor oportunidad para reiterar nuestro compromiso con el movimiento social y popular, con el desafío de CODEHSEL, de todas las organizaciones que a través de los años lo hemos conformado y luchado, a la Red Juvenil, a la Diócesis de Quibdó y las organizaciones etnicoterritoriales del Chocó, la Coordinación Colombia Europa Estados Unidos. A todas las organizaciones amigas y solidarias de Antioquia que no alcanzaríamos a mencionar en este breve escrito.

Sea igualmente este escenario el espacio para agradecer a todas las organizaciones internacionales que se han hermanado con nuestros sueños de vida y libertad y han posibilitado con su aporte solidario que la Corporación pueda continuar siendo una hermosa realidad y un proceso de continua construcción. Pan para el Mundo, Paz con Dignidad, Misereor, Misión Central Franciscana, Fondo para la No violencia, fundación Appleton, la Red Europea de Hermandad y Solidaridad con Colombia, Asociación Francia – América Latina y como no mencionar a los brigadistas internacionales de paz.

Sea también esta la ocasión para recordar a compañeros y amigos tan cercanos a este proceso, que la muerte nos arrebató antes de tiempo como la abogada de los mineros y campesinos Amparo Escobar, al solidario maestro de la vida y de la lucha Orlando Zapata.

Igualmente esta la oportunidad para reivindicar a hermanos de este trasegar que el Terror estatal no les permitió estar hoy con nosotros brindando por la libertad:

El solidario cooperante vasco Iñigo Egiluz, el sacerdote comprometido con las comunidades negras e indígenas Jorge Luis Mazo , el “profe” de los derechos humanos Ramiro Zapata, el abogado de las justas causas Jesús María Valle Jaramillo,  los compañeros del Comité de Solidaridad con los presos políticos Julio Ernesto Gonzales y Jesús CHUCHO Puerta, el líder barrial del compromiso hasta las últimas consecuencias Robinson Ríos, el incansable luchador estudiantil Gustavo Marulanda, el dirigente comunal y campesino Gerardo Antonio Ciro y tantos otros compañeros y compañeras  que han dado hasta la vida misma por una  VIDA DIGNA para todos.

A todos ustedes los presentes, los que nos acompañan en la defensa de los derechos de los pueblos, los derechos humanos y dignidad de los seres humanos. Muchas, muchas gracias por el compromiso y al amor que impregnan a cada acto de la vida y la resistencia.

Comments are closed.