Memoria de Don Gabriel
Hoy despedimos a un gran compañero, sus enseñanzas perdurarán en nuestras luchas por la vida y la dignidad.
 
Vivo en nuestra memoria queda el recuerdo de este gran compañero, Gabriel Orrego, de su barba blanca sacaba gracia a cuanto decía con un gesto mimoso y un rostro sonriente. Su vida fue de lucha constante, crítico y enérgico ante las negligencias de las Empresas Públicas de Medellín por las deficientes instalaciones de las redes de alcantarillado de su barrio. 
 
En las reuniones siempre sentaba su opinión y pensamiento, visibilizando las múltiples problemáticas de su barrio, Gabriel era uno de esos luchadores capaz de quitarse el pan de la boca para compartirlo con sus compañeros. Sus vecinos lo recordarán por su solidaridad, por ser precursor de la invasión de terrenos para la creación del barrio las Independencias II, comuna 13 de Medellín, en el año de 1978, con el lema “la tierra pal que la necesita y la trabaje. La tierra no servía ni para vacas o cerdos, si no pa’ gente necesitada de donde vivir”.
 
Él y sus compañer@s recuperaron las tierras del sector que eran fincas de la familia Nepomuceno Arroyave para construir un hábitat donde la vida digna fuera posible. Tirando piedras, informando con el megáfono, reuniéndose para planear estrategias de defensa, resistieron la fuerte represión de la policía y el ejército. Participó activa y decididamente en la división de los terrenos para colectivizarlos. 
 
Su conocimiento, lo llevó a ser protagonista en la construcción del acueducto comunitario y a comprometerse con las conexiones informales a la red de energía eléctrica, el acceso a agua potable y la salubridad pública, sabía muy bien cuáles eran las necesidades en los barrios populares.
 
Durante su vida política gestionó la construcción de muros de contención para las vías de acceso de su barrio y apoyó la creación de agrupaciones como el comité de mujeres de la comuna, la asociación de familias de Belencito Corazón (Asobeleco) y el comité de control social de servicios públicos de la comuna.
 
Con sus sabias palabras insistía que solamente unidos lograríamos mantener el territorio conquistado, reconociendo que el enemigo no estaba entre nosotros nos llamaba a superar los conflictos como organización. 
 
Don Gabriel fue un luchador incansable por la vida digna, humilde y bondadoso. Su vida es testimonio de lucha popular y parte de la historia de las laderas de Medellín.
 
Con cariño te recordaremos.
Mesa Interbarrial de desconectados.

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s