Día de la dignidad de las víctimas de crímenes de Estado

6 de marzo 2014Este 6 de marzo, el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado conmemora una vez más el día nacional de la dignidad de las víctimas que han padecido la represión oficial, la violación de los derechos humanos y la imposición de un régimen económico y político que sigue privilegiando los intereses de unos cuantos por encima del bienestar de la mayoría del pueblo colombiano.

Por años hemos denunciado que el Estado colombiano ha sido un actor violento, que ha diseñado métodos y estrategias legales e ilegales para perseguir a los opositores políticos, a las organizaciones sociales y todo aquel que quiera construir un proyecto diferente de sociedad. De ello dan cuenta las miles de víctimas de desaparición y desplazamiento forzado, las masacres y ejecuciones extrajudiciales, las torturas y la violencia sexual, la judicialización, que hoy el país conoce por el testimonio de las víctimas que han decidido romper el silencio que impuso la barbarie militar y paramilitar. 

El país ha empezado a darse cuenta que las denuncias y los relatos de las víctimas son reales. Las últimas noticias dan cuenta de unas fuerzas armadas formadas en una doctrina que privilegia sin ningún decoro las violaciones de derechos humanos. Los actos de corrupción develados por los medios en los últimos días son insignificantes frente a la magnitud de los crímenes atroces que han cometido. El país sabe que el ejército colombiano ha asesinado a miles de personas indefensas a quienes presentó como guerrilleros dados de baja en combate con el cruel propósito de mostrar resultados y obtener beneficios económicos. La sociedad comienza a entender lo peligroso del gran poder económico y político de policías y militares que se oponen a la paz porque ello significa la pérdida de sus privilegios y la protección que brindan a empresarios y ganaderos que se han apropiado de las riquezas del país pisoteando los principios democráticos de una democracia verdadera. 

Por ello hoy, el capítulo Antioquia del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estados, reitera su exigencia al gobierno colombiano para que se comprometa con el derecho que tienen las víctimas al esclarecimiento de los hechos. No puede haber una paz verdadera si el Estado colombiano no reconoce su responsabilidad en la violación a los derechos humanos y los crímenes atroces cometidos contra amplios sectores de la sociedad. Una paz verdadera exige transformaciones eficaces de las políticas de Estado que propician la violencia institucional, entre ellas la doctrina militar. 

Las víctimas de la comunidad de Paz de San José de Apartadó, las víctimas de la masacre de Segovia, las más de mil víctimas de ejecuciones extrajudiciales en Antioquia, las víctimas de desaparición forzada y ejecuciones en la Comuna Trece, los defensores de derechos humanos asesinados, las víctimas de la Unión Patriótica, las víctimas de Pueblo Bello y el Urabá antioqueño, las víctimas de la vereda La Esperanza en el Carmen de Viboral, y todas las demás cuyos casos permanecen en la impunidad, exigen que el Estado se comprometa de verdad con garantías de no repetición, única forma de garantizar una reparación integral y una paz con justicia social que se duradera. 

Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, Capítulo Antioquia

Comments are closed.