Parlamento Alemán envía carta a Iván Duque por Preocupación ante la violencia policial

Presidencia de la República Sr. Iván Duque Márquez Presidente de la República Palacio de Nariño

Carrera 8, no. 7–26 Bogotá, D. C., Colombia

Berlin, 06 de mayo, 2021

Asunto: Preocupación ante la violencia policial

Excelentisimo Señor Presidente:

Como miembros del Parlamento Alemán estamos comprometidos con el proceso de paz en Colombia desde hace años y esperamos que la puesta en marcha del acuerdo traiga pronto una paz sostenible a su país.

Hemos observado con preocupación que en los días posteriores al 28 de abril de este año se han producido, durante el paro nacional contra la reforma fiscal anunciada por su gobierno, 24 muertes por ataques policiales y militares, 381 heridos, 1.180 detenciones, 15 casos de agresiones sexuales por parte de policías y militares, así como 58 agresiones contra defensoras y defensores de derechos humanos y periodistas.

Los informes coinciden en que hubo un uso excesivo de la fuerza contra manifestantes pacíficos, e incluso en los casos de actos de vandalismo o violencia por parte de los manifestantes, la actuación para contenerlos superó con mucho lo razonable. El elevado número de muertes y las 31 lesiones oculares de las que se nos ha informado indican además que hubo un uso dirigido de las armas de fuego. Además, se produjeron amenazas y ataques contra observadores de derechos humanos que querían ver y documen tar el transcurso de las manifestaciones. Aunque estaban perfectamente identificados, fueron atacados, como en el caso de la misión de observación en Cali durante la noche del 3 al 4 de mayo, en la que también participaron representantes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Queremos pedirle que tome todas las medidas necesarias para garantizar que se esclarezcan los incidentes ocurridos desde el 28 de abril hasta hoy y, si es necesario en adelante, y que lleve a los responsables ante la justicia.

Asimismo, le instamos a aplicar las normas internacionales para la intervención policial en las protestas y a poner en práctica las recomendaciones formuladas por la Corte Suprema de  Justicia  de  Colombia  y  los  organismos  internacionales  de  derechos  humanos,  en particular las recomendaciones del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en su informe de 2016 y el informe de 2020 de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Acogemos con satisfacción las indicaciones emitidas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y por el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la libertad de reunión los días 3 y 4 de mayo de este año , según las cuales en condiciones normales el ejército no debe utilizarse para controlar protestas y las fuerzas de seguridad deben atenerse a los principios de legalidad, prudencia, exigencia y pertinencia para garantizar el derecho de reunión pacífica. En consecuencia, el uso de armas de fuego deber ser el último recurso en situaciones de riesgo para la vida.

Desde septiembre de 2020, se ha informado del uso inadecuado de la fuerza contra los manifestantes en su país, y el la Corte Suprema de Justiciaconsideró entonces que la fuerza excesiva se utilizó de manera “sistemática y arbitraria”. Además, la Corte Suprema de Justicia de su país ha  pedido al ejecutivo que tome  medidas para  garantizar la  protesta pacífica y frenar el uso excesivo de la fuerza . La Oficina del Alto Comisionado ha ofrecido su apoyo en los esfuerzos por reformar las estructuras de mando y el marco legal, lo que creemos que es un excelente punto de partida para dar nuevos pasos.

Estamos convencidos de que con este plan de actuación contribuirían de manera importante a un futuro pacífico para Colombia y les ofrecemos nuestro apoyo en la medida de nuestras posibilidades.