Según la Mesa de Víctimas de Medellín, las amenazas por correo electrónico llegaron a los 15 integrantes de la organización. Incluso uno de sus miembros fue abordado por un hombre armado que lo increpo por su labor.