NUEVOS ATAQUES CONTRA LA CPSJA

San_Jos_de_Apartad_1En los últimos días se han recrudecido los ataques contra la Comunidad de Paz de San José de Apartadó. Ya el 3 de enero pasado declaraban en un comunicado a la opinión pública que “los paramilitares siguen presentes y actuantes en los alrededores de los asentamientos de nuestra Comunidad de Paz, ejercen el control, se movilizan por las veredas, amenazan, anuncian masacres, presionan el desplazamiento o el confinamiento, impiden la circulación de alimentos, convocan a reuniones, exponen sus normas y reglas, todo bajo la tolerancia y complicidad de la Fuerza Pública. Todo se le ha informado en detalle a la Presidencia de la República y el Presidente no hace nada. Todo lo tolera y les sigue dando el aval a sus corruptos subordinados”.

Desde febrero de 2005, cuando integrantes del Bloque Héroes de Tolová de las autodefensas y del Ejército Nacional, masacraron brutalmente a ocho campesinos de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, tres de ellos menores de edad; la Comunidad ha sido víctima de continuas amenazas y atentados a la vida de sus miembros.

Nada más hace unos días, el 31 de enero, denunciaban públicamente que la tropa del Ejército que se movilizaba entre las veredas Miramar y La Cristalina era acompañada por cuatro encapuchados, “además dentro del Ejército se encontraba un alias Muele Gallo, desmovilizado de la guerrilla y quién fue amenazando a campesinos y mandando mensajes a todos los campesinos de que el área y la tierra debe ser desalojada para facilitar la explotación de carbón”.

Días después, el sábado 4 de febrero, Jesús Emilio Tuberquia, representante legal de la Comunidad, caminaba por la plaza de mercado de Apartadó y, estando a 100 metros del control de Policía, dos paramilitares le dispararon desde una motocicleta.

“Estos hechos siguen demostrando la estrecha relación entre la Fuerza Pública, Instituciones del Estado y el paramilitarismo. Hemos dejado numerosas constancias sin que se haga nada con respecto a las bases paramilitares que existen intactas en Nuevo Antioquia, los Mandarinos, Piedras Blancas, Batata y El Dos”.

Tras las últimas denuncias, no se han hecho esperar las voces de aliento de personas y organizaciones que, como los campesinos que conforman la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, le apuestan a la construcción de un mundo donde la justicia, la verdad y la transparencia se traduzcan en paz.

Comments are closed.